» Convocatorias

  • convocatoria-622 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático »

    La Universidad Autónoma del Estado de México en coordinación con El Colson y otras instituciones convocan al 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático a [...]

» Novedades Editoriales

  • bancasonora-630 Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. »

    Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. Ana Isabel Grijalva Díaz. Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-08-9 Año: 2016

  • caridad-630 Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985) »

    Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985). Carlos Alberto Chacón Flores Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-01-2 Año: 2016

  • novedades-628 La diferenciación moderna de la religión: la misa latina (1517-1570) »

    La diferenciación moderna de la religión: la misa latina (1517-1570).

FOTO DE LA SEMANA: “Por la mañana en Pachuca”

La imagen fue capturada por Teresa Schwarzbeck.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-631

Preparatorianos del ITSON

Cristina Martínez.*

Una de las primeras lecciones que aprendí cuando estudié sociología allá por la década de los setenta fue que dicha disciplina se ocupaba de las sociedades y los grupos sociales que conforman los seres humanos y la forma en que éstos se interrelacionan. Pues bien, ahora le encuentro mayor sentido a esta explicación porque resulta excelente premisa para exponer el tema de hoy: los reencuentros de excompañeros de prepa. Y no porque no existan los reencuentros de primaria, secundaria, y universidad, sino porque este es el que estoy viviendo ahora y me ha hecho reflexionar a la luz de la sociología de ayer y hoy. Al final diré porque.

Mi relato comienza a principios de este año cuando uno de esos excompañeros tocó la puerta de mi trabajo y me dijo que traía la encomienda de invitarme al chat que recientemente habían formado con la intención de saber del grupo Cultural “B”. Charlamos amenamente e hicimos memoria de algunas anécdotas y de otros compañeros que teníamos que contactar para cumplir su misión. Se despidió no sin antes tomarme una fotografía para subirla al chat y que todos conocieran mi imagen actual. Casi de inmediato estuve conectada con la simiente de un grupo de 50 compañeros que fuimos la última generación de preparatoria del Instituto Tecnológico de Sonora por allá en 1976.

De allí en adelante la vida no fue igual. Yo, una furibunda defensora de mi privacidad, me sumé al grupo con cautela pero rápidamente me atrapó la alegría y el entusiasmo de los participantes que tenían la meta de reunir a la totalidad del grupo. No pasó mucho tiempo para lograrlo y en escasos seis meses ya estamos casi todos. Coloquialmente hemos denominado “delegaciones” a las agrupaciones localizadas en diferentes puntos del país y el extranjero. La mayoría de compañeros está en Ciudad Obregón, le sigue Hermosillo, la Ciudad de México, el Bajío, Sudamérica, y también algunos estados de la Unión Americana. Con mucha fortuna, todos somos profesionistas.

No quiero omitir la sala virtual de encuentros que es un verdadero espacio para el disfrute y la catarsis, nada extraño en este tipo de grupos, dado que abundan los mensajes de superación, políticos, poéticos, culinarios, jubilatorios, y una retahíla de imágenes como paisajes, hijos, padres, abuelos, nietos, y mascotas, entre otros. Nada extraño, decía, porque la mayoría somos personas adultas que hemos construido una trayectoria familiar y/o laboral y estamos en posición de compartir nuestros logros con los que más queremos. Esta diversidad contempla no solo a compañeros jubilados sino también activos que nos ilustran con la actualidad de sus quehaceres laborales. La regla de oro y el desafío ha sido el respeto y la tolerancia pues resultan naturales las diferencias de antes y hoy, luego de 40 años, en las preferencias de cualquiera de los tópicos señalados.

Por eso lo primero ha sido reconocer nuestra pertenencia al “Teke” como parte de la historia personal y luego con suerte vendrán otros proyectos. Mientras tanto hemos promovido varias reuniones de convivencia muy exitosas en las “delegaciones” o “inter delegaciones” con miras a juntarnos todos en una gran fiesta el próximo mes de diciembre en Ciudad Obregón. Allí recordaremos cuánta agua ha pasado por debajo del puente. Algunos compañeros y profesores fallecidos lamentablemente; o mentores emblemáticos como Jesús González (“Chespirito”) por mencionar uno solamente; asimismo personajes como don Eme, el hotdoguero, o don Mike de la refresquería El Centenario. Todos y cada uno de mis compañeros tendrán sus nombres favoritos, pero imposible citarlos en este reducido espacio.

Tres líneas para despedirme y rezar porque Zygmund Bauman, sociólogo polaco de la modernidad, se equivoque y no pase con mi grupo lo que él sentencia de las relaciones sociales actuales; esto es, que siendo de fácil acceso y salida, basta un delete para hacer aparecer o desaparecer a un amigo de la colectividad.

*Profesora-investigadora en El Colegio de Sonora.