» Convocatorias

  • convocatoria-622 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático »

    La Universidad Autónoma del Estado de México en coordinación con El Colson y otras instituciones convocan al 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático a [...]

» Novedades Editoriales

  • bancasonora-630 Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. »

    Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. Ana Isabel Grijalva Díaz. Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-08-9 Año: 2016

  • caridad-630 Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985) »

    Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985). Carlos Alberto Chacón Flores Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-01-2 Año: 2016

  • novedades-628 La diferenciación moderna de la religión: la misa latina (1517-1570) »

    La diferenciación moderna de la religión: la misa latina (1517-1570).

FOTO DE LA SEMANA: “Mes patrio”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

via-633

Despeñadero

 

Álvaro Bracamonte Sierra.*

El presidente está, como se dice en el argot boxístico, tocado, y la campana difícilmente lo salvará: el round raya la mitad de los tres minutos reglamentarios. Esa impresión se nota en su estragado semblante, en los trastabilleos discursivos y en las desafortunadas improvisaciones que dan al traste con la estrategia dirigida a sembrar la idea de que aquí no pasa nada y que la fiesta debe seguir. Un ejemplo ilustrativo de la situación presidencial se registró durante la inauguración de un centro de innovación de Coca Cola en el centro del país: distraído y apartándose de la fluidez en la lectura del teleprompter se le ocurrió comentar que él bebe “coca light”, lo cual no dejaría de ser una anécdota simpática si no fuera porque el consumo del refresco figura entre las causas principales de la diabetes, uno de los mayores problemas de salud pública y de los más caros en cuanto a tratamiento se refiere: junto con la hipertensión se llevan buena parte del presupuesto federal asignado al sector salud en México. Lo peor es que a futuro se advierten mayores dificultades, pues los pronósticos apuntan a que la ingesta de esa bebida aumentará pese a los intentos por reducirla. Se trata de un presidente en verdaderos aprietos. Después de aquel primer año en que las cosas le salían bien, ahora el panorama es el contrario: todo le sale mal. Y cuando digo todo, es todo. Veamos: en la cuestión política, el 2017 y 2018 pintan peor que el naufragio sufrido este año. La economía no funciona como se quisiera, pues el tímido crecimiento previsto no sirve de nada, sobre todo considerando las altas expectativas generadas tras la aprobación de las reformas estructurales; el endeudamiento ha sobrepasado los límites tolerables y hoy por hoy constituye una fuente de terrible inestabilidad fiscal. Estamos en un callejón sin salida: la reactivación económica depende del aumento del gasto público, pero esa posibilidad está literalmente cancelada a propósito del sobreendeudamiento.

La imagen de Peña en el escenario internacional no podría estar más maltrecha. La visita de Trump coronó una zaga de errores inadmisibles. El intempestivo paso del republicano fracturó al gabinete y marcó la salida de Videgaray. La renuncia del secretario de Hacienda redefinió el tablero sucesorio oficialista que a simple vista luce bastante quebradizo: la caballada está flaca, dirían los clásicos. En ese contexto, el deporte nacional es hablar mal de Peña. Pocos son los políticos, editorialistas, líderes de opinión o académicos que no han emplazado sus baterías contra el mexiquense. Ahora todos o casi todos hacen leña del árbol caído. Incluso quienes no tienen licencia de leñador se sienten autorizados para ejercer la crítica destructiva y facilona. Surcamos momentos de gran agitación y revoltura política, pero la calamitosa coyuntura acarrea sus propias paradojas, mismas que serían increíbles de no ser porque están debidamente documentadas. El principal adversario de Peña Nieto, AMLO, nos ha regalado una de ellas. Recordemos que López Obrador alertó que si ganaba el ex gobernador del Estado de México nos precipitaríamos al despeñadero. Esta invectiva la lanzó en uno de los debates celebrados en el proceso electoral del 2012. Desde entonces el tabasqueño se ha dedicado a descalificar a Peña Nieto y a combatir cada una de sus reformas estructurales. Pues bien, cuando está en ciernes una marcha demandando la renuncia del presidente, el tabasqueño sale a defenderlo indicando que no conviene reconstruir al país sobre las ruinas que deje el peñanietismo. Señala que hay que dejarlo terminar para que quien tome la estafeta en el 2018 reciba una nación funcionando. Están por otro lado los que ensalzaban a EPN y ahora son parte de sus detractores más duros. Son los casos de Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, quienes no pierden ocasión para alertamos del mal gobierno. Definitivamente vivimos en un mundo al revés. Sólo cabe esperar que esta errática coyuntura no termine dañando más el futuro mexicano.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.