» Convocatorias

  • simposiohist-635 XLII Simposio de Historia y Antropología Edición Internacional.Tema: MUJER, GÉNERO Y FAMILIA »

    La Universidad de Sonoraa través del Departamento de Historia y Antropología, en colaboración con El Colegio de Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, [...]

  • convocatoria-622 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático »

    La Universidad Autónoma del Estado de México en coordinación con El Colson y otras instituciones convocan al 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático a [...]

» Novedades Editoriales

  • maquilas-634 Las maquiladoras de exportación y sus actores. Una Visión de los empresarios. »
  • bancasonora-630 Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. »

    Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. Ana Isabel Grijalva Díaz. Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-08-9 Año: 2016

FOTO DE LA SEMANA: “El vuelo del fénix”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

 

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-636

El lado bueno de Trump

Álvaro Bracamonte Sierra.*

Hace cuatro años pregunté a mis alumnos de la Universidad de Sonora quién creían que ganaría la presidencia de Estados Unidos: en ese entonces Barack Obama buscaba la reelección y competía contra Mitt Romney, un bostoniano cuya tradición religiosa lo vinculaba a México. Se decía que había nacido en Chihuahua donde sus padres, mormones practicantes, se habían instalado en este lado de la frontera.

La respuesta fue que ganaría el afroamericano pero, sorpresivamente, en ese improvisado ejercicio en el aula, la diferencia de votos no fue mucha. Recuerdo que aquella cerrada votación me llamó la atención dada la popularidad de la que Obama gozaba entonces y que por cierto aún disfruta entre los mexicanos. La explicación tal vez podría encontrarse en las supuestas raíces mexicanas del candidato republicano o bien en la inteligencia y honorabilidad que caracterizaban al aspirante. La misma pregunta la lancé hace unas semanas a los estudiantes del ciclo escolar actual de la Unison. Por supuesto que los protagonistas en esta ocasión son otros: por un lado la señora Clinton y por otro el magnate Donald Trump. El resultado en esta ocasión fue más que contundente: de 35, sólo dos señalaron que el ganador sería el empresario.

Estas preferencias dibujan los ánimos que prevalecen a nivel nacional: se intuye que si los mexicanos votaran en el proceso electoral estadounidense ganaría abrumadoramente la demócrata. Trump ha conseguido lo que nadie o casi nadie ha logrado antes: unir a los mexicanos… en su contra. La unidad o más bien la unanimidad reinante en el país es real y eso debe acreditarse a Donald Trump.

Un breve recuento permite confirmar la especie: 1. Los partidos políticos, sin excepción, se han pronunciado contra el republicano; en esta postura coinciden las organizaciones de izquierda y de derecha. El PAN comparte descalificaciones con Morena;  éste con su némesis, el PRD y hasta el azul turquesa ha difundido una cápsula mediática donde defenestra al anaranjado candidato.

2. Entre los líderes de opinión se expresa con mayor nitidez la unanimidad. Periodistas y articulistas de talante conservador han dado rienda suelta a las críticas contra Trump. Naturalmente también lo han hecho los académicos e intelectuales “progresistas” que colaboran en los diarios editados en la Ciudad de México y otras partes del país. Es posible ubicar coincidencias inimaginables: Pablo Hiriart y Jorge Fernández compartiendo posiciones con Silva Herzog y Enrique Krauze, por mencionar un ejemplo; o bien Lorenzo Meyer y Denise Dresser con Jaime Susarrey. Ni qué decir de los moneros cuyos cartones se han centrado en atacar alguna debilidad del inversionista neoryorkino.

3. En la televisión también se observa ese comportamiento: programas de debate como “Primer Plano” del Canal 11 o “Es la hora de opinar” que transmitía Megacable, habitualmente mantienen una línea crítica hacia el controvertido personaje.

4. Ni hablar de las redes sociales donde las invectivas son directas y sin atenuantes. Donald Trump ha conseguido lo que no han podido López Obrador, Vicente Fox o Peña Nieto; es más, ni la selección de futbol concita o ha producido tanta coincidencia como la que genera el republicano. Quizá la Virgen de Guadalupe las concitaba cuando el catolicismo era casi la única fe entre los mexicanos. Ahora bien, ¿de qué sirve o pudiera servir esta inesperada y extraña unidad nacional que en estos momentos se experimenta? Es probable que para nada, aunque es un tema que los politólogos y sociólogos deberían analizar. Volveremos sobre el punto en las siguientes colaboraciones.

¿Quién ganó el debate? El cara a cara reveló las debilidades y fortalezas de ambos candidatos y colateralmente permitió a la Clinton detener el derrumbe que las encuestas empezaban a registrar. Al margen de esta percepción una cosa es innegable en las elecciones del país vecino: el republicano ha crecido en los sondeos; pasó de un improbable triunfo en agosto a una probable victoria en septiembre. Este fortalecimiento tuvo evidentes repercusiones en los mercados financieros y cambiarios como atestiguamos en la segunda quincena del mes patrio.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora