» Convocatorias

  • simposiohist-635 XLII Simposio de Historia y Antropología Edición Internacional.Tema: MUJER, GÉNERO Y FAMILIA »

    La Universidad de Sonoraa través del Departamento de Historia y Antropología, en colaboración con El Colegio de Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, [...]

» Novedades Editoriales

  • maquilas-634 Las maquiladoras de exportación y sus actores. Una Visión de los empresarios. »
  • bancasonora-630 Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. »

    Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. Ana Isabel Grijalva Díaz. Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-08-9 Año: 2016

  • caridad-630 Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985) »

    Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985). Carlos Alberto Chacón Flores Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-01-2 Año: 2016

FOTO DE LA SEMANA: “En proceso…”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-639

La polémica infraestructura

Álvaro Bracamonte Sierra.*

La administración del ahora tristemente célebre gobernador Padrés Elías cacareó dos obras monumentales: el acueducto Independencia y el gasoducto Sonora. Deduzco que algunos funcionarios de ese Gobierno tenían claro el rol de la infraestructura en el desarrollo económico regional, como igualmente supongo que las autoridades actuales así lo consideran, pues si pensaran diferente ya hubieran hecho algún movimiento para suspender la operación del acueducto o cancelar la construcción del gasoducto.

Al margen de que el “popote” que lleva agua del Novillo a Hermosillo fue construido en medio de severos cuestionamientos, en su mayoría relacionados con la transparencia presupuestal y la legalidad, la obra da certidumbre al abasto del vital líquido para casi un millón de habitantes. Con el paso del tiempo seguramente se apreciará mejor su relevancia en la economía local, aunque siguen siendo válidas las dudas de los opositores sobre todo respecto a si ésa era la alternativa más adecuada para dotar de agua a los capitalinos.

Los estrategas del desarrollo coinciden en señalar que la disponibilidad energética es un factor medular para la competitividad. Sobre los factores que dieron pie a la instalación de la Ford en Hermosillo, en un libro donde describen los entretelones del proceso, Manuel Puebla y Guillermo Tapia comentan que lo que finalmente convenció al corporativo de establecerse aquí fue el compromiso adquirido por el entonces gobernador Samuel Ocaña de gestionar ante Pemex un gasoducto que garantizara transportar el fluido desde la frontera hasta el parque industrial. Sin esa obra probablemente la planta ensambladora estaría ahora operando en otro lugar y no se hubiera ampliado la industrialización que la entidad experimentó a partir de los ochenta del siglo pasado. De ese tamaño es la importancia de la infraestructura que se construye en los linderos del territorio Yaqui. Pero, al igual que sucedió con el acueducto, el gasoducto ha generado una creciente tensión en la etnia; entre ellos hay quienes están de acuerdo con que se haga y otros que lo rechazan terminantemente.

El conflicto, desafortunadamente, ya cobró su cuota de sangre, lo que resulta inadmisible. Algo les falló a los operadores políticos responsables de buscar que esos asuntos transitaran sin mayores dificultades. Vale la pena recordar que el conflicto del acueducto se suscitó, se dijo entonces, por la incapacidad del “padresismo” de trazar vías de negociación adecuadas ¿Y ahora qué faltó? ¿Será que los intereses hacen imposible un gran acuerdo que permita ganar-ganar para todos; esto es, que ganen los comunidades indígenas y en general Sonora si se considera que la obra llevaría a detonar la inversión productiva?

Una de las fuentes de mayor suspicacia, como siempre, tiene que ver con la compañía constructora: lEnova. En la página web de la empresa se anota lo siguiente: “En 2012, Gasoducto de Agua Prieta fue la empresa ganadora de las licitaciones públicas internacionales LPI-001/2012 y LPI-002/2012 para la prestación del servicio de transporte de gas natural a la Comisión Federal de Electricidad a través de un sistema de transporte de acceso abierto, así como la construcción y operación del mismo (denominado Gasoducto Sonora). Este sistema tiene una longitud aproximada de 833 km y una capacidad de 770 Mmpcd los cuales constan de dos segmentos, que operarán como un solo sistema y prestarán el servicio de transporte de gas natural en los estados de Sonora y Sinaloa. Actualmente se encuentra en construcción el primer segmento de 505 km con 36 pulgadas de diámetro, el cual transportará gas natural de Sásabe a Guaymas, Sonora. El segundo segmento, de 330 km, con 30 pulgadas de diámetro, lo transportará de Guaymas a El Oro, Sinaloa. El primer tramo del primer segmento, que va de Sásabe a Puerto Libertad, está listo para iniciar operaciones”. Gasoducto de Agua Prieta es una subsidiaria de IEnova que a su vez es parte de otra trasnacional denominada Sempra cuya fama en materia ambiental no es muy buena que digamos. Es obligado seguir de cerca estos asuntos dado que, como es ya costumbre, al parecer no se tomó en cuenta la historia y las tradiciones de los pueblos yaquis.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.