» Convocatorias

  • almada-640 Cátedra en Estudios Regionales “Sergio Ortega Noriega” por Dr. Ignacio Almada Bay »

    El Colegio de Sinaloa hace una cordial invitación a participar el próximo 10 de noviembre en  la Cátedra en Estudios Regionales “Sergio Ortega Noriega” con el tema [...]

  • simposiohist-635 XLII Simposio de Historia y Antropología Edición Internacional.Tema: MUJER, GÉNERO Y FAMILIA »

    La Universidad de Sonoraa través del Departamento de Historia y Antropología, en colaboración con El Colegio de Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, [...]

» Novedades Editoriales

  • extraviado-641 Ángel extraviado »
  • itinerarios-639 Itinerarios errantes italianos. Nostalgias de un italómano. »
  • maquilas-634 Las maquiladoras de exportación y sus actores. Una Visión de los empresarios. »

FOTO DE LA SEMANA: “Dualidad”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

altar-640

La tradición de Huaquechula, Puebla en El Colson

Como resultado de la fusión de la tradición prehispánica de las ofrendas a los muertos de esa región, con la estética de los altares de Jueves Santo de la tradición católica, se produce el estilo de los altares de muertos de Huaquechula, Puebla, cuya originalidad los distingue. ya que se elaboran con satín blanco como representación del mundo celestial.

En este  es un poblado situado en las faldas del volcán Popocatépetl,  los residentes se preparan  con semanas de anticipación para rendir tributo a sus más recientes difuntos.

Con el fin de mantener y difundir las tradición mexicana del Día de Muertos, El Colegio de Sonora  recuerda cada año a quienes ya no están, con un evento que se ha vuelto tradicional  y que en esta ocasión se realizó  el 1 de noviembre con una nutrida asistencia.

Este año, el altar al estilo de Huaquechula, se dedicó a Victoria Amelia Arzate Pineda recientemente fallecida, quien ingresó a El Colegio de Sonora en octubre de 1988 y laboró en la Biblioteca Gerardo Cornejo por 22 años.

También al rector fundador, el maestro Gerardo Cornejo, al maestro Lían Karp, a Candelario Rascón “Don Cande”, y a todos los familiares y amigos desaparecidos de quienes integran la comunidad del Colson.

La música siempre acompaña esta celebración por lo que se interpretaron  danzas y cantos tradicionales de Puebla por chinas poblanas y chinacos, bajo dirección del profesor Rafael Rodríguez y con coreografía de Martín Bernal Maldonado.

Al público presente se brindaron tamales de mole poblano, frijoles negros y pan de muerto, alimentos que forman parte  de la ofrenda del altar dedicado a las ánimas que regresan del más allá y que la comparten con los vivos. La comida y las bebidas son parte fundamental de la conmemoración como símbolo de unión y alegría por recordar a los que se adelantaron en el camino.

En México, la celebración del día de muertos reúne a las familias para recordar a sus difuntos, pues se tiene la creencia de que quienes ya no están regresan a visitar a sus seres queridos, por lo que se les preparan sus platillos favoritos. Además, los altares se iluminan con velas y se adornan con flores principalmente de Cempasúchitl,  para que la luz y el aroma de las flores guíen a las almas en su camino de regreso del inframundo.

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México proviene de las culturas indígenas de Mesoamérica, como la azteca, maya, purépecha, nahua y totonaca que al unirse a las tradiciones de la religión católica traída por los españoles produjo esta colorida festividad.