» Convocatorias

  • simposiohist-635 XLII Simposio de Historia y Antropología Edición Internacional.Tema: MUJER, GÉNERO Y FAMILIA »

    La Universidad de Sonoraa través del Departamento de Historia y Antropología, en colaboración con El Colegio de Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, [...]

» Novedades Editoriales

  • extraviado-641 Ángel extraviado »
  • itinerarios-639 Itinerarios errantes italianos. Nostalgias de un italómano. »

FOTO DE LA SEMANA: “…en la sierra”

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

examen-642

Participación de líderes indígenas en los conflictos políticos sonorenses

“La participación política de los líderes indígenas durante los conflictos políticos sonorenses de mitad del siglo XIX, se puede dividir en dos periodos generales: el primero de ellos, puede considerarse un periodo donde los líderes indígenas mantenían cargos políticos que les permitía mediar entre los intereses de la sociedad blanca y los grupos indígenas a través de sus autoridades”, expresó Edna Lucía García Rivera.

La egresada de la sexta generación del programa de doctorado de El Colegio de Sonora explicó que para lograr su cometido, los líderes indígenas establecieron un lenguaje político que los remitía a un republicanismo tradicional en donde el apego a las leyes y la virtud cívica, era el requisito fundamental para el bienestar de la nación, lo cual en términos de la documentación de la época, se refería al orden y la tranquilidad de la zona de su demarcación.

En la defensa de su tesis, titulada Liderazgos, pactos e insurrecciones: líderes indígenas y el poder estatal 1843-1859, el pasado 2 de septiembre, expuso que en el segundo periodo con la entrada a la gubernatura de Ignacio Pesqueira se rompió el pacto establecido con las autoridades indígenas en los suscesivos gobiernos de Gándara; en este sentido se amenazó la integración de autoridades indígenas, intereses y propuestas políticas.

Señaló que el origen del conflicto entre las autoridades fue la aceptación de dos personajes relevantes para el poder estatal: Luis Tánori y Mateo Marquín, pasando a segundo término las autoridades civiles indígenas.

Para 1846 existió una visible oposición hacia el liderazgo de Mateo Marquín por indios de los pueblos tradicionalmente rebeldes, en unión con indígenas mayos comandados por Miguel Esteban Ortiz, a razón de la inexistencia de la capitanía general del mayo.

“La estrategia utilizada fue dar predominancia a ciertas personas con autoridad dentro de la etnia como alcaldes y gobernadores, para crear conflictos entre ellos. Así pues cabría preguntarse si el objetivo de dichas legislaciones más allá de una integración de los grupos indígenas al estado nación mexicano, fue su fragmentación a través de estas medidas” expresó.

Por su parte, Luis Tánori, establece su carácter subordinado ante el poder estatal en 1840, conoce su trabajo de pacificar el río Sonora y da cuenta de sus acciones a seguir; sin embargo, con mayor frecuencia es el depositario de las demandas ópatas que remiten solicitudes hacia el poder estatal.

Explicó que desaparecieron cargos con la finalidad de insertar un liberalismo radical y fragmentar la unidad de los grupos indígenas; se estipulan decretos en su contra, con la finalidad de seguir y castigar a los latrofacciosos de forma ejemplar.

García Rivera mencionó que en este sentido, las legislaciones establecidas en 1853 dieron margen de interpretación acerca de las facultades que cada cargo tenía y propiciaron la fragmentación del poder de los grupos indígenas.

El examen para obtener el grado de doctora en Ciencias Sociales fue presentado ante el jurado integrado  por las doctoras Zulema Trejo Contreras (directora de tesis), María del Valle Borrero y el doctor Antonio Escobar Ohmstede.