» Convocatorias

  • simposiohist-635 XLII Simposio de Historia y Antropología Edición Internacional.Tema: MUJER, GÉNERO Y FAMILIA »

    La Universidad de Sonoraa través del Departamento de Historia y Antropología, en colaboración con El Colegio de Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, [...]

» Novedades Editoriales

  • extraviado-641 Ángel extraviado »
  • itinerarios-639 Itinerarios errantes italianos. Nostalgias de un italómano. »

FOTO DE LA SEMANA: “…en la sierra”

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-642

Rebasar a los claudicantes

Leopoldo Santos Ramírez.*

La coyuntura mexicana ante la elección de Donald Trump se caracteriza por una debilidad extrema del gobierno para enfrentar la situación. A casi dos años de terminar su periodo sexenal Peña Nieto enfrenta la reprobación, desde la derecha organizada y desde la izquierda, de su actuar como administración federal y  por los nulos resultados en materia económica y de seguridad, principalmente. Los continuos errores como jefe de Estado y de sus subalternos lo colocan como uno de los peores gobiernos que ha tenido la República. En la historia solamente hemos tenido un gobierno y una clase política conservadora tan proclive a entregarse a los estadunidenses como la actual; fue después de la guerra de Estados Unidos contra México, 1846-1848, en la que perdimos la mitad del territorio, y luego con la venta de La Mesilla en 1853-54 (conocida como Gasden purchase por los estadunidenses), que enajenó otro buen pedazo del territorio. En el primer caso, Antonio López de Santa Anna fue llamado para defender militarmente a México de la agresión y así nos fue; en el segundo, fungía de presidente.

Por eso resulta un riesgo para los intereses mexicanos que Enrique Peña Nieto vaya a una negociación con el presidente electo, pero aún no mandatario en funciones Donald Trump, para, según ha declarado el gobernante mexicano, elaborar una nueva agenda México-Estados Unidos. Este sería el segundo error de Peña. El primero fue invitar a Los Pinos a Trump como candidato. Ahora, si la opinión pública no lo impide, va a negociar una agenda en la que probablemente se impondrán condiciones desastrosas para la República desde la óptica de un presidente electo que todavía no tiene en sus manos los hilos y las amarras dentro de su país y al que una reunión como la anunciada le serviría para mostrarse ante el 50 por ciento de sus electores como alguien que empieza a mangonear a quienes tomó como enemigos centrales en su campaña electoral. Es decir, sería reafirmar la primera estupidez de la invitación, sobre todo en un momento en que Estados Unidos está entrando en convulsiones poselectorales y de resistencia popular que están generando una espiral de tensiones cuyas proporciones son difíciles de calcular. Abonando en la propuesta de detener la futura entrevista, mientras Trump toma las riendas, existe un interregno favorable que permite que los mexicanos desarrollemos una serie de iniciativas para arribar a la confrontación medular en mejores condiciones.

Debido a esto la encrucijada de México no tiene variantes: o claudica o se decide a resistir. ¿Cuál es, entonces, la actitud que debemos asumir? En primer lugar, a pesar de que la conducción de la política exterior está depositada legalmente en el Presidente, nada impide que ante situaciones de emergencia como la que hoy vivimos, desde distintos sectores, entremos a elaborar la agenda y la defensa de los intereses de la nación. Es decir, tenemos que consensuar una agenda en la que haya variedad de ingredientes que puedan caracterizarla como agenda ciudadana. No hay más. Nada de lo que pueda hacer el actual gobierno asegura que no terminará por hundir a la nación. ¿Cómo garantizamos la participación social en la nueva agenda? No será, por supuesto, desde las cámaras del Congreso de la Unión, que se han mostrado sumisas al poder hasta la ignominia. Es necesario impulsar la agenda desde abajo, desde quienes se sientan patriotas. ¿Qué incluir en esa agenda? En primer lugar, nuestro absoluto rechazo a la construcción del muro. Para esto hay muchos argumentos en los tratados y convenios firmados con Estados Unidos desde el siglo XIX y el principio jurídico de que entre las naciones divididas por línea internacional nada se podrá hacer en un lado de la franja fronteriza que perjudique la ecología y a las poblaciones del lado opuesto. Es necesario oponernos con todas nuestras fuerzas atrayendo la solidaridad de otras naciones. Es central para México oponerse terminantemente a la expulsión de los mexicanos en Estados Unidos. Aun cuando Trump, ya presidente, la instrumentara mediante orden ejecutiva, México puede recurrir a varias estrategias para detener la maniobra. Es importante también oponerse a la imposición unilateral del gobierno de Trump respecto de suprimir el TLC o realizarle modificaciones sin consultar al gobierno de Canadá. El apresuramiento que muestran el Consejo Coordinador Empresarial y el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, de aceptar desde ya las disposiciones de Trump en materia del tratado solamente predisponen a la rendición de la República. Pero los tres puntos señalados son apenas el comienzo.

La tarea que debe convocar a todos, a diplomáticos viejos y jóvenes, académicos, estudiantes universitarios, empresarios y comentaristas de medios, es esencialmente de política práctica, aunque nos apoyemos en todos los ámbitos de la teoría social. Con esto quiero decir que es importante conocer las causas internas de las clases que decidieron empoderar a Trump y desmenuzar las encuestas que fallaron en sus vaticinios; contar a los que votaron y a quienes dejaron de hacerlo; señalar el racismo anglosajón, pero más importante resulta la elaboración de la agenda internacional que aglutine la conciencia nacional y mueva a la gente hacia la defensa de sus espacios, como están mostrando los latinos, entre ellos los mexicanos en Estados Unidos. Esto no puede hacerse desde los foros académicos infértiles que sirven para que los mismos académicos de siempre se vean la cara y se saluden. Hoy, los universitarios podemos jugar un papel central al acudir hacia donde están los contingentes que pueden hacer la fuerza organizada de la sociedad contra la imposición de afuera y los santannistas de adentro. Me refiero a sindicatos, organizaciones del campo, empresarios, industriales, grupos indígenas, ecologistas e inclusive militantes partidarios, cualquier sector en el que todavía aniden el nacionalismo y la conciencia social pueda reavivarse. Esto implica una mayor imaginación de la academia hacia afuera, como si fuéramos a realizar el servicio social. Demandar de los medios televisivos una apertura en serio para orientar a las audiencias sobre la necesidad de organizarnos.

Hay condiciones favorables que permiten un margen de maniobra amplio; en primer lugar los enemigos de Trump en el interior de Estados Unidos no decrecen; en segundo, las nuevas trincheras que ha abierto con el capital asiático, europeo y ruso agregan incertidumbre a la región euroasiática, que no tardará en movilizarse. Lo que quiero decir con esto es que Trump no la tiene fácil, y una negociación anticipada de México con él lo va a catapultar como lo hizo Peña en la primera invitación. Pero junto con todo esto resulta crucial que desde ahora se perfile también una manera de dialogar con los empresarios para mejorar la condición de los trabajadores como respuesta que democratice la vida interna. Construir la vida con armonía entre las realidades de México será la mejor manera de edificar la política exterior que nos muestre ante el mundo como una nación digna y justa. Pero también como una República que puede defenderse de las amenazas externas.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.