» Convocatorias

  • nota - cursos - portales Cursos de Actualización 2017-1 »

    La Coordinación de Posgrado de El Colegio de Sonora convoca a los Cursos de Actualización 2017-1, dirigido a investigadores(as), profesores(as) y profesionales vinculados(as) con las ciencias [...]

» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Resanar y pintar esperanza

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

portales-columna-observatorios

Mujeres, el avance pendiente

María del Rosario Fátima Robles Robles.*

 

Cinthia Paola Castro desapareció en San Luis Potosí en octubre del 2016 y fue encontrada en Puebla el 22 de diciembre, luego de 80 días de cautiverio. Perdón, no fue encontrada. Cinthia Paola logró escapar de su cautiverio y pidió ayuda, nadie la encontró, no sabemos si la buscaron. En el reporte de varios medios impresos se da conclusión a esta noticia señalando que Cinthia Paola y su familia pasarán una feliz navidad.

Nada se dice de sus plagiarios, nada de su calvario, nada de que fue ella quien logró su liberación. No hay duda de que es una buena noticia, sin embargo, su vida y la de su familia ya no volverán a ser iguales. Su vida se detuvo y cambió su destino en la parada de un camión, de donde la plagiaron y la subieron a la fuerza en una camioneta. ¿Cuántos casos de este tipo suceden día a día en nuestro país? ¿Qué se está haciendo? Si hablamos de los hechos, muy poco. Paola no fue localizada ni liberada, ella logró escapar.

Si hablamos de los recursos económicos que se destinan para la búsqueda de personas desaparecidas, tampoco hay datos. Se cierra el 2016 y se requiere un balance del cumplimiento, garantía y protección de los derechos humanos en México en lo que se refiere al secuestro y la desaparición de personas y el incremento en los últimos años del secuestro y desaparición de mujeres.

No creo que exista otro país en América donde desaparezcan tantas personas como en México, donde la cifra va en aumento y donde la sociedad y los tres niveles de gobierno ven con indiferencia este hecho. La desaparición de una persona o varias en una familia representa una angustia terrible, un temor espantoso y un dolor que es imposible imaginar.

Sin embargo, el presupuesto para la búsqueda de personas desaparecidas en el 2017 se recortó 44.4 por ciento respecto del 2016; la Fiscalía para la búsqueda de personas desaparecidas de la PGR contará con poco más de 6 millones de pesos para el 2017; en el 2015 ya había sufrido un recorte de 63.5 por ciento con respecto al 2014, año en que operaba con 40 millones de pesos. Esto indica que en el 2017 se operará con 6 por ciento de lo que se destinó en el 2014. Esta es la realidad de las acciones en materia económica ante un problema social que en lugar de disminuir crece de manera exponencial.

Otros temas pendientes son: una ley en la materia, un nuevo mecanismo de búsqueda y una base de datos que consolide los pendientes planeados desde antes del 2015 (Animal Político 2015). Quisimos buscar cifras exactas de este hecho y no encontramos datos oficiales, solamente un registro que crece cada día y al que no se le da respuesta. En este registro, Sonora se encuentra entre las diez entidades donde desaparecen más personas.

Diferentes medios han señalado que de 2014 a la fecha se ha incrementado la desaparición de mujeres. En la actualidad, casi 45 por ciento de los casos que se reportan corresponde a mujeres. La revista Nexos (2015) señala que con Calderón desaparecían en promedio cada día 5.9 personas y con Peña Nieto han desaparecido 13.4 personas cada día, un incremento de más del 100 por ciento en lo que va del sexenio. También se señala en esta investigación que la media de las mujeres que desaparecen es de 21 años y de hombres es de 29 años. La proporción de mujeres menores de 14 años que desaparecen también es alarmante. El 25 por ciento de las mujeres tenía esta edad al momento de su desaparición, mientras que de los hombres era menos del 10 por ciento.

Estas cifras nos revelan que en México desaparecen sobre todo jóvenes y, en el caso de las mujeres, jóvenes y niñas, lo que da indicios de la relación entre su desaparición y el incremento de la trata de personas.

Al cierre del 2016 es necesario hacer un balance de las deudas sociales, la desaparición de personas y el incremento que ha tenido la desaparición de mujeres jóvenes en los últimos años. Es una asignatura pendiente a la que no se le presta atención. Lo decimos por la reducción del presupuesto que se ha presentado en los últimos años, disminuyendo hasta llegar al 6 por ciento de lo que se destinaba en el 2014. El Sistema Nacional de Protección Integral a Niños, Niñas y Adolescentes no se ha puesto en operación realmente, no se tiene una base de datos confiables y poco se ha avanzado en la búsqueda efectiva. Es una deuda social que lastima a una sociedad que poco ha hecho por prestar atención y que ha dejado a más de 20 mil familias en el país sin una feliz Navidad este último año.

 

*Profesora-Investigadora de la Universidad Estatal de Sonora. Doctora en Ciencias Sociales por el Colegio de Sonora