» Convocatorias

  • nota - cursos - portales Cursos de Actualización 2017-1 »

    La Coordinación de Posgrado de El Colegio de Sonora convoca a los Cursos de Actualización 2017-1, dirigido a investigadores(as), profesores(as) y profesionales vinculados(as) con las ciencias [...]

» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Solo en la Obscuridad

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

portales-columna-via

Matizar el pesimismo

Álvaro Bracamonte Sierra.*

A partir del día 20, los mexicanos esperamos que el mundo se nos venga encima. La agresividad verbal que el presidente electo de Estados Unidos lanza contra México es la causa que incuba esos malos presagios; aún no toma posesión y los estragos que producen sus tuits están a la vista: la firma Ford canceló una megainversión en San Luis Potosí; Carrier, empresa de aires acondicionados, hizo lo mismo aun cuando ya había anunciado un millonario proyecto en Nuevo León; Chrysler-Fiat y otros grandes corporativos automotrices titubean también frente a las amenazas del magnate.

Si nos atenemos a lo que reza el refrán “por la víspera se saca el día”, entonces no cabría esperar más que malas noticias a partir del próximo viernes. Tal y como se ha subrayado en distintos espacios, el problema nacional no es el antimexicanismo de Trump sino la debilidad del país: México vive quizá algunas de las horas más bajas de la historia reciente. Otra sería la historia si el “huracán Trump” nos hubiera agarrado con una economía sólida y en crecimiento, con una sociedad unida en torno a un proyecto de país. Nada más lejano a esa condición, pues nuestra economía experimenta un ciclo de profunda debilidad, la pobreza sigue incrementándose y la polarización social y política atraviesa momentos preocupantes.

El futuro de México está definitivamente en nuestras manos. Debemos hacer lo que no hemos hecho: un país grande y próspero. Lograrlo implicará que dejemos de ser el traspatio de Estados Unidos para convertirnos en verdaderos socios comerciales. Para ello es imprescindible recuperar la confianza en nuestras capacidades para poner al día la agenda del desarrollo nacional. Ojalá que esto ocurra y pronto: la crisis es una oportunidad para tejer ese modelo de país; las próximas elecciones pueden ser el pretexto perfecto para dirimir lo que nos divide y optar por hacer grande a México.

Mientras tanto, hay noticias que hacen suponer que no todo está perdido. Se pueden revisar datos interesantes: la movilización de distintos grupos de ciudadanos estadounidenses en contra de Trump crece conforme se acerca el juramento. Quizá ahí este la semilla que al germinar neutralice la agresividad del futuro presidente. Están también las posturas de algunos de los personajes propuestos para ocupar importantes áreas en el gabinete del empresario: por ejemplo, el nominado para la Secretaría de Estado, puesto número dos en la estructura de poder, dijo, durante su comparecencia en la Cámara de Senadores, que México era un país amigo con el que se comparten historia e intereses económicos; señaló que será prioritario establecer acuerdos con el país. En un tono similar se expresó el candidato a ocupar la cartera de seguridad. De lo expuesto por estos aspirantes se puede deducir que el trato que recibirá México no está aún definido. Esperemos que el buen juicio predomine y que ello permita restaurar la cordura en las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Alimentan ese tono de cierto optimismo las recientes reflexiones de Henry Kissinger, legendario secretario de Estado en la administración de Richard Nixon, quien indicó que el verdadero enemigo de Estados Unidos y del trumpismo es China. Si es así, México debería convertirse en un socio estratégico para competir con el gigante asiático. Igualmente están las declaraciones de los Gobiernos de los estados fronterizos. El mandatario de Arizona ratificó la idea de fortalecer las relaciones económicas con México, lo cual va en sintonía con los acuerdos dibujados en la última reunión de la Comisión Sonora-Arizona. Es el tono usado también por el gobernador de California quien en los hechos se ha convertido en un fuerte defensor de los migrantes radicados en esa entidad.

Por último, está la sociedad civil que se alarma ante los embates del trumpismo. Una muestra de ello es el poderoso discurso de la afamada actriz Meryl Streep al recibir un premio a su trayectoria cinematográfica. Los anteriores son sólo algunos aspectos que apuntan a matizar el pesimismo que nos invade; estaremos pendientes.

Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.