» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Así era el callejón Ayón

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

nota logros

35 Aniversario de nuestra casa: El Colegio de Sonora

Rolando Díaz Caravantes.*

 

El Colegio de Sonora (ColSon) es una institución precursora de las Ciencias Sociales en el Noroeste de México. El ColSon, como comúnmente lo conocemos, cuenta con un doctorado consolidado, con la única maestría de competencia internacional ofertada en Sonora, y una amplia producción académica reconocida nacional e internacionalmente en diversas temáticas de interés como historia regional, políticas públicas, salud, gestión del agua y estudios transfronterizos y del desarrollo.

Estos logros, y muchos más, no han sido fáciles de alcanzar; pero más que hablar de ellos, en este espacio me atrevo a compartir lo que El ColSon ha significado y significa para mí como egresado y ahora parte de su personal.

“Las instituciones son frías”, dicen algunos, pero este no es el caso. Esto lo comprobé cuando, en agosto de 1999, llegué como estudiante y recibí una cálida bienvenida. De inmediato me enamoré del ambiente que se respiraba: compañerismo, amistad, sabiduría, orientación. Yo provenía de una formación ingenieril, por lo que estaba “predestinado” a sumergirme en las aguas tecnológicas; sin embargo, por diversas circunstancias y caminos, supe que había algo más que el mundo técnico. No obstante, no sabía por dónde continuar y El ColSon, a través de sus excelentes profesores, me acogió con paciencia y afecto. Cada palabra, cada idea, abrían más mis ojos y mi horizonte hacia un nuevo y emocionante mundo. Esa sensación que experimenté en los primeros años, para mi fortuna, aún la llevo conmigo: mis profesores supieron cómo inculcar el deseo por saber más, al tiempo que estimularon y consolidaron mi deseo de buscar una mejor sociedad, especialmente para los más vulnerables.

La mejor definición de El ColSon, que yo asumí, la escuché de su fundador: “un oasis”. En verdad lo es. Cuando trabajé como profesional, cuando estudié el doctorado y en otros momentos de mi vida, suspiraba por este oasis. Recordaba a mis maestros y compañeros de clase, que hoy son mis amigos; revisaba los apuntes y materiales de las clases de El ColSon para mis investigaciones y mis tareas como docente; trataba de imitar la excelencia de mis profesores; recordaba la amistad del personal administrativo, que quizá sin pretenderlo se convierten en excelentes acompañantes y confidentes.

En 2012, tuve el privilegio de incorporarme a mi querida institución como profesor-investigador. Soy de los afortunados que trabajan en algo que les apasiona. Esta incorporación no únicamente me llena de gozo, sino que me compromete a tener el mejor desempeño: ser fuente de inspiración para mis alumnos, como mis antecesores lo fueron para mí, y realizar investigaciones que beneficien a las poblaciones más excluidas socialmente.

Incuestionablemente, los retos que se nos presentan como institución son grandes: una sociedad cambiante y en ocasiones fracturada; un Estado cada vez más debilitado; déficits presupuestales. Pero también, sin duda alguna, al igual que los precursores de nuestra institución, con ingenio, dedicación y tenacidad, saldremos adelante.

Por todo esto felicito a El Colegio de Sonora en su 35 aniversario, el cual celebraremos del 30 de enero al 16 de febrero, mediante diversos eventos académicos y culturales. También me felicito por formar parte de esta cálida institución a la que considero como parte de mi familia. Asimismo, le deseo profundamente a nuestra casa una larga y próspera vida.

 

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora