» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Venado danza

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

portales-columna-libre

La mejor barda

Álvaro Bracamonte Sierra.*

Dice Carlos Slim, único mexicano que ha conversado con Donald Trump desde su inesperada victoria, que la mejor barda contra el siniestro muro que pretende construir el magnate son las inversiones, la actividad económica y las oportunidades de empleo en México. Dice bien el dueño de Sanborns; el problema es que, a juzgar por las estadísticas recientes, son pocos los avances que se observan en esos renglones.

En los cuatro años de administración peñanietista, la economía nacional apenas rebasa el 2 por ciento de crecimiento promedio anual. La creación de puestos de trabajo ha evolucionado de mejor manera: poco más de 2.5 millones entre 2012 y 2016, es decir, 638 mil en promedio anual, cifra superior a la registrada en el sexenio pasado, aunque lejos del millón 200 mil requeridos. Con los datos anteriores es fácil deducir que la metafórica barda propuesta por Slim está lejos de volverse realidad.

Evidentemente la economía mexicana no es una sola economía sino muchas. Por ejemplo, estados petroleros como Campeche y Tabasco la están pasando mal a consecuencia del desplome de la producción y de los precios del hidrocarburo, pero hay otras entidades que observan un dinamismo interesante: Aguascalientes y Querétaro experimentan desde tiempo atrás un desarrollo envidiable para el resto de las regiones. El caso de Sonora se cuece aparte: son conocidas las dificultades enfrentadas durante los dos últimos años del sexenio padresista, 2014 y 2015, en que el PIB apenas registró un tímido crecimiento y la generación de empleos se desplomó abruptamente: solo 10 500 en el primer año y cerca de 14 000 en el segundo. Sin embargo, las cosas han mejorado: el 2016 se registraron más de 23 000 nuevos puestos de trabajo. Se trata de un dato que, aunque lejos de la cantidad que se necesita para satisfacer la demanda, refleja un avance importante respecto a los años referidos. Se diría que la barda propuesta por el empresario mexicano empieza a tomar forma en Sonora.

Apenas el viernes 27 de enero el Inegi dio a conocer las estimaciones del tercer trimestre de 2016 del ltaee, un indicador de coyuntura que ofrece un panorama del comportamiento económico de las entidades federativas en el corto plazo. Sonora registró un crecimiento de 7.4 por ciento respecto al mismo periodo de 2015, resultado interesante cuya resonancia es mayor ante la delicada coyuntura que se atraviesa derivada de los exabruptos del presidente estadounidense. Las actividades que más crecieron fueron las agropecuarias y las industriales, justamente los sectores que exhiben más sesgo exportador.

Sobre el repunte que registra la economía estatal vale la pena repensar los siguientes aspectos: 1) Se atisban dificultades para los exportadores locales y regionales. Habida cuenta de la obsesión “trumpiana” de imponer aranceles a los productos nacionales, valdría la pena analizar la dimensión de las posibles implicaciones. 2) Aunque la generación de empleos se incrementó en el 2016, es indispensable crear más puestos de trabajo y, sobre todo, es crucial que dichos empleos sean de calidad. No es un secreto que la mayoría de los registrados hasta ahora son de naturaleza precaria, así lo reconocen incluso los dirigentes cetemistas de la entidad. 3) Pese a que la tasa de crecimiento del PIB en el tercer trimestre no es despreciable, lo más importante es su sostenibilidad en el largo plazo. 4) En el corto plazo es imperativo detener la carestía detonada por el gasolinazo. Solo si se cumplen estos propósitos se contribuirá a levantar el muro virtuoso que propone Slim. Mientras eso ocurre, es importante sobrellevar la inquietud y temor provocados por el actual huésped de la Casa Blanca. Proceden la unidad y las muestras de dignidad nacional aun cuando estas sean expresiones de impotencia. En este terreno se inscribe la iniciativa nogalense de no cruzar la línea fronteriza el próximo 5 de febrero. Ojalá tenga éxito.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.