» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Venado danza

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

portales-nota-samuel

Un ex gobernador que camina por las calles

Nicolás Pineda.*

Es algo bastante sabido y observable que el poder enferma. Se dice que muchos que obtienen puestos de poder muy pronto pierden piso y perspectiva, que se les vuela la cabeza y pronto comienzan a sentir que ya no son iguales que los demás, sino de una casta superior. A este síndrome se le ha dado el nombre de enfermedad de hybris que en griego quiere decir “desmesura”. Eduardo Robledo, exgobernador de Chiapas y autor del libro El Poder ¿para que?, comenta en su libro  que las pruebas de que alguien que ejerce el poder no se ha enfermado son: que continúe con la misma esposa; que pueda mirar de frente a los ojos de sus hijos; que siga viviendo en la misma casa y que pueda deambular libremente por las calles de su ciudad. Estas pruebas son una aportación del autor al análisis del ejercicio del poder en México y que pueden servir para diagnosticar a muchos poderosos.

Al poner esta prueba a los gobernadores de Sonora, el único que la pasa con soltura y que cumple cabalmente con dichas características es Samuel Ocaña García.

Un gobernador sensato

Samuel Ocaña fue gobernador de Sonora del 13 de septiembre de 1979 al 12 de septiembre de 1985. Hay muchos antecedentes suyos que parecen haberlo vacunado contra la enfermedad del poder y para que no se le volara la cabeza. Primeramente, es de un origen modesto, nació en el pueblo de Arivechi, estuvo internado en la Escuela Cruz Gálvez, de Hermosillo, y realizó sus estudios en el Instituto Politécnico Nacional a base de esfuerzos. Escogió la carrera de medicina que es por naturaleza una profesión altruista y de servicio a los demás. Ejerció la medicina en la ciudad de Navojoa y es ahí cuando inició su carrera pública al comenzar a participar en política y ser electo alcalde de esa ciudad en 1973. Una anécdota de esa época relata que una vez, siendo alcalde, apareció un individuo muerto en circunstancias extrañas, y siendo él mismo médico legista, se dio cuenta de que había sido víctima de tortura y que los causantes habían sido policías. Obligó entonces a los jefes de policía a que declararan lo sucedido y cesó y castigó a los responsables. Después fue nombrado secretario de gobierno de 1975 a 1977 durante el gobierno de Alejandro Carrillo Marcor, pasando luego a ser dirigente del Partido Revolucionario Insititucional a nivel estatal. Fue designado candidato, casi por casualidad y como opción conciliadora, para salvar la discordia entre otros candidatos muy poderosos que pugnaban por alcanzar el puesto y cuya designación hubiera significado un conflicto y una división interna del partido. De este modo llegó a la gubernatura casi sin proponérselo.

No voy a entar a repasar aquí su obra de gobierno, sino a destacar sus características personales. Si algo distingue a Samuel Ocaña cuando uno tiene la oportunidad de tratarlo un poco es su sensatez. Se trata de una persona que tiene muy buen juicio y mucho sentido común. Considero que esto se evidencia tanto en su gestión como gobernador como en su vida como ex gobernador.

De este modo, Ocaña es alguien que ejerció el poder, lo hizo con sensatez y no fue tocado por la enfermedad de hybris. Es el único gobernador que cumple cabalmente con las cuatro pruebas. Después de dejar la gubernatura, siguió casado con su esposa, la señora Alba Zaragoza. Siempre ha vivido con austeridad y modestia en su casa de las calles Dr. Paliza y Sahuaripa, en Hermosillo. Está claro que no se enriqueció y que el dinero no es algo que le haga perder la cabeza. Maniene una relación estable con sus hijos y nietos. Es común encontrarlo y saludarlo en eventos públicos, sin ostentación, sin guaraespaldas, conviviendo y conversando con cualquiera que se le acerca y, sobre todo, es un ex gobernador que camina libremente por las calles de la ciudad. Eso significa mucho y lo hace fuera de serie.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.