» Novedades Editoriales

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

  • Portada-La-industria-automotriz La Industria Automotriz en México. Relaciones de Empleo, Culturas Organizacionales y Factores Psicosociales »

    La industria Automotriz en México. Relaciones de Empleo, Culturas Organizacionales y Factores Psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, Arnulfo [...]

FOTO DE LA SEMANA: Te doy esquina

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

portales-nicolas

El tratamiento de aguas residuales: oportunidad para Hermosillo

Nicolás Pineda.*

Entre los problemas que se desprenden de la falta de planeación en Hermosillo está el hecho de que varios gobiernos buscaron hacer realidad el tratamiento de las aguas residuales, pero no previeron qué hacer con el agua tratada. Ahora, la nueva planta de tratamiento de Hermosillo está iniciando operaciones y no se sabe qué hacer con el agua. Los hermosillenses pagaremos por ello un 35 por ciento más sobre la tarifa de agua. Es un problema en el corto plazo, pero es un oportunidad para el mediano y largo plazos.

La situación actual

La ciudad de Hermosillo consume actualmente poco más de 100 millones de metros cúbicos anuales. Después de usar dicha agua, la ciudad desecha, por el drenaje, alrededor de 70 millones de agua sucia. Tradicionalmente esas aguas se han desechado en el lecho del río. Debido a ello, el organismo era sujeto de una gravosa multa que recientemente le fue condonada.

El agua desechada es aprovechada por tres ejidos (Villa de Seris, la Yesca y la Manga) en el cultivo de forrajes. En 2006, Agua de Hermosillo convino con los ejidatarios en otorgarles 20 millones de metros cúbicos.

Ahora, después de muchos tropiezos, inicia operaciones la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) concesionada por veinte años a una empresa privada nacional con capacidad para tratar 2.5 metros cúbicos por segundo. Esto significa que al año producirá poco más de 75 millones de metros cúbicos de agua que no es apta para el consumo humano, pero que es buena para usos agrícolas, urbanos e industriales. Es mucha agua.

Riesgos y oportunidades

Si la PTAR produce 70 millones de agua tratada, 20 millones son para los ejidatarios que ahora podrán emprender otro tipo de cultivos. Sin embargo, el agua que se les otorga está condicionada al uso agrícola y la pierden al urbanizar sus tierras.

Quedan 50 millones de metros cúbicos de agua tratada a la que hay que buscarle el reúso más rentable para la ciudad. Es el momento de deliberar, de hacer propuestas y poner en práctica soluciones inteligentes.

La PTAR costará, según informa el director, 16 millones de pesos mensuales. Esto significa 192 millones anuales que, divididos en los 50 millones de metros cúbicos disponibles que producirá la planta, nos da un costo de 3.82 pesos el metro cúbico. Pongamos que se subasta en cuatro pesos. Esta agua es más barata que la que se obtiene de otras fuentes. ¿Qué uso conviene darle? ¿Quién da más por ella?

Entre los usos posibles están los siguientes: ya está programado construir un gran parque metropolitano al poniente de la ciudad. Sus lagunas servirían para la regulación y almacenamiento de las aguas para otros usos.

Además, podría ser oportuno que el Gobierno del Estado (SIDUR y Economía) construya y planee un parque industrial por ese rumbo en el que el agua se venda al mejor postor para su uso en procesos industriales.

Otro uso posible es que se venda a los agricultores de la Costa, quienes actualmente obtienen su agua por medio de pozos profundos con gran costo de electricidad. La conducción la pudieran hacer ellos mismos por gravedad.

Una oportunidad sería también que dicha agua se bombee río arriba y se infiltre en los acuíferos de los que se surten de agua los pozos de la ciudad. De este modo, la ciudad reduciría su demanda de agua y sería más sostenible.

Cualquiera de estos reúsos deberá significar un nuevo ingreso para Agua de Hermosillo, un abaratamiento de la tarifa de agua y un mejoramiento de la calidad de vida. Pero, por favor, que no resulte en privilegios y manoteo para unos pocos. ¿Podrá poner orden el Gobierno del Estado?

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.