» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Navidad en febrero

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

portales-via-libre

Ganadores y perdedores del “trumpismo”

Álvaro Bracamonte Sierra.*

Peña Nieto sobrelleva mal el errático proceder del presidente norteamericano. No estaba preparado para neutralizar al enfant terrible que habita la Casa Blanca. Probablemente no estaba capacitado para gobernar el país y menos en momentos tan delicados como los que se viven. Se inmiscuyó en el juego electoral de Estados Unidos invitándolo a Los Pinos y el resultado no pudo haber sido más desafortunado. De hecho, tras ese affaire la aceptación del mexiquense se desplomó a niveles que se pensaban imposibles; pronto caería aún más bajo: el gasolinazo terminó por acabar con las últimas reservas de popularidad que le quedaban. Pero eso es harina de otro costal y en una siguiente ocasión se abordará.

Lo que importa ahora es hacer un recuento de los perdedores y ganadores en la era temprana del “trumpismo”. Uno de los mayores perdedores es, como se insinúa, el Ejecutivo federal. Otra es Margarita Zavala, y lo es precisamente por haber incursionado en asuntos que solo competen a los estadounidenses. Resulta que la esposa del ex presidente Calderón tuvo la ocurrencia de asistir a la Convención Demócrata a mediados del año pasado. De dicha asamblea surgiría nominada oficialmente Hillary Clinton como la candidata del partido. Se creía entonces que la señora Clinton saldría airosa en la votación del 8 de noviembre. Perdió y ese fracaso afectó indirectamente las aspiraciones de Margarita quien para entonces encabezaba las preferencias en la mayoría de las encuestas publicadas. Las recientes la ponen en segundo lugar, detrás de Lopez Obrador quien, conforme avanza el calendario, amplía la brecha que lo separa de la panista.

No es muy complicado deducir que el ganador del “trumpismo” es el tabasqueño, los astros se alinean a favor de su causa. El no inmiscuirse en la trama electoral del vecino le facilitó plantarse como el único político mexicano para resistir dignamente la delicada encrucijada que se afronta en materia diplomática y económica con el nuevo Gobierno norteamericano. Faltan muchos meses para votar, para entonces habrán de pasar muchas cosas que eventualmente darían al traste con la fotografía que refleja el actual ánimo electoral. Pero para nadie es desconocido que si las elecciones fueran hoy, el ganador seria AMLO, hecho que se explica en parte por su manejo cuidadoso y distante de los asuntos que competen exclusivamente a los norteamericanos.

En la esfera de la economía también hay ganadores y perdedores. Por lo pronto, la incertidumbre reinante, atizada por la animosidad discursiva de Trump respecto al Tratado de Libre Comercio, ha perjudicado la dinámica de crecimiento nacional. Los ajustes a las metas macroeconómicas no se han hecho esperar: creceremos a solo 1.7 por ciento cuando se preveía una tasa superior al 3 por ciento; los precios de los bienes y servicios, la tasa de interés y la paridad cambiaria están subiendo como reflejo de la inestabilidad imperante. La economía mexicana en su conjunto es una de las grandes perdedoras. Sin embargo, hay regiones más perdedoras que otras o, si me apuran, en esta complicada situación es posible hallar, para sorpresa de tirios y troyanos, regiones ganadoras. Perdedor es San Luis Potosí, donde siguen en duelo por la cancelación de la megainversion anunciada por Ford para producir un auto compacto en esa entidad. Nuevo León es otro estado perdedor debido a que Carrier rescindió una importante inversión en ese industrioso lugar.

Uno de los ganadores puede ser Sonora, particularmente Hermosillo, dado que tras la cancelación del referido proyecto en San Luis, el corporativo anunció la ampliación de la planta ubicada en la capital sonorense para producir el Focus. La inversión asciende, según ha trascendido, a más de 200 millones de dólares. Sin embargo, no hay datos oficiales y las autoridades locales confían en que el monto sea significativamente superior. En resumen, en medio de la incertidumbre que registra la economía nacional provocada por el factor Trump, Hermosillo y Sonora pueden ser de los pocos beneficiados del “trumpismo”. Veremos si tal hipótesis se confirma.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.