» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Navidad en febrero

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

DROGAS ILEGALIZADAS

Política, drogas ilegalizadas y organizaciones criminales

“La lucha violenta que vemos en la actualidad significa que no hay hegemonía en el campo del tráfico de drogas, pero el gobierno central tampoco ha logrado la consolidación para que los gobiernos de distinto signo político decidan, conjuntamente con la sociedad civil, la creación de una política de seguridad de Estado”, dijo Luis Astorga al referirse al tema “Política, drogas ilegalizadas y organizaciones criminales”, tema de su conferencia magistral, como parte de las actividades por el 35 Aniversario de El Colegio de Sonora.

El pasado 3 de febrero y teniendo la plaza Hidalgo como sede del evento, el doctor en Sociología por la Universidad de la Sorbona, París I, aseguró que, a nivel mundial, en los países desarrollados hay un mayor consumo de substancias ilegalizadas y que la diferencia está en las instituciones de seguridad.

“La incapacidad de las instituciones de seguridad hace posible que quiénes se dedican al tráfico de drogas acudan de manera más frecuente a la violencia extrema”, señaló.

Recordó que en 1920 en México se aprobó la primera ley de carácter federal para prohibir la marihuana, y que en un artículo del código sanitario de 1926 se incluye también la prohibición de la amapola.

Este esquema jurídico propició las condiciones para un mercado negro: “Antes de esas prohibiciones, la gente de la época podía conseguir marihuana, cocaína, morfina, etcétera, en boticas, con o sin receta médica. Prácticamente en cualquier lado.”

Al criminalizar una serie de actividades que tienen que ver con la producción, la comercialización y el consumo de estas substancias, se crea una figura que no existía: “el traficante”, y los traficantes de la época comienzan a estar subordinados al poder político, protegidos por éste.

El mercado explota de manera exponencial en los años sesenta y con el paso de los años, estas plantas prohibidas se concentran en los estados de la costa del Pacífico.