» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Quietud

La imagen fue capturada por Iván Aarón Torres Chon.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

portales-via-libre

La cuatro carriles de concreto

Álvaro Bracamonte Sierra.*

 

En su primera visita a Sonora como Presidente de México, el mes de abril de 2014, Enrique Peña Nieto anunció una megainversión de 13 mil millones de pesos para modernizar la Cuatro Carriles de Estación Don hasta Nogales. Serían más de 600 kilómetros de carpeta construida con concreto hidráulico, 12 metros de ancho, disposición de señalizaciones eficientes y servicios correspondientes a una autopista de clase mundial. Se planteó que la nueva carretera quedaría totalmente terminada en el 2018 precisamente antes de concluir la administración peñanietista.

Desde entonces los trabajos en la federal 15 no se han interrumpido, por lo que los avances son significativos. Pero de esto a que quede lista para las fechas reiteradamente comprometidas hay un trecho larguísimo. Al revisar los anuncios hechos por el delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Sonora parecería que vive una realidad alternativa: en septiembre de 2016 decía que la obra registraba un avance de 30 por ciento, que otro tanto estaba en proceso de licitación y el resto pronto sería asignado. Esto aseguraba, según el delegado, que la modernización quedaría lista en la fecha comprometida por el Presidente. Al viajar a Ciudad Obregón la semana pasada, pude observar cómo van los trabajos de esta magna obra. Se advierte claramente que todas las operaciones se han concentrado en el tramo Hermosillo-Guaymas. Son alrededor de 120 kilómetros a lo largo de los cuales las desviaciones y retornos se multiplican hasta el cansancio. Es probable que en este trecho los porcentajes de avance se ajusten a los indicados por el funcionario federal. No entraré en el tema de la inseguridad que priva en ese tramo: ahí están como evidencia los innumerables accidentes registrados, algunos con consecuencias fatales. Lo que importa es señalar que el trayecto de Guaymas a Cajeme no registra mayores progresos a los observados en octubre pasado, cuando también por motivos profesionales visité esa región.

Sólo uno de los cuerpos de la vía exhibe progresos sustanciales, el otro está en las mismas condiciones en que se hallaba antes de 2014. Si a ello se agrega que la parte medular de la remodelación se localiza entre Hermosillo y Nogales (alrededor de 260 kilómetros) y que sobre estos no se ve emplazado algún operativo especial que anticipe un inminente tendido de la capa de concreto, sino sólo reparaciones convencionales, se puede deducir que la conclusión será imposible para la fecha pactada. Este pronóstico adquiere fuerza en la medida en que las dificultades presupuestales que aquejan al Gobierno federal se acentúan y con ello la reducción de los fondos requeridos.

Pese a ello, vale decir que los pequeños tramos donde se ha liberado la futura autopista resultan una experiencia extraordinaria: carriles anchos, acotamiento más que suficiente y una superficie de rodamiento sin ondulaciones ni cuarteaduras brindan un manejo apacible y seguro. Una delicia. Nada me gustaría más que estar equivocado y que pronto disfrutemos de una federal 15 totalmente modernizada y queden por fin atrás los recuerdos de tantos accidentes e interminables labores de bacheo y repavimentación que afectan la conectividad de esa vía tan importante; como señaló el Presidente en el ya lejano 2014, la Cuatro Carriles constituye la columna vertebral en materia de comunicación del estado y por lo mismo era más que justificada la inversión.

LA ECONOMÍA DE CAJEME

La razón de visitar Ciudad Obregón fue para atender la invitación de una universidad local para charlar con estudiantes y profesores del área económico-administrativa. Me tocó pernoctar en uno de los hoteles nuevos ubicados a la salida norte y durante el desayuno pude observar una intensa actividad en el restaurante. Escuché a varios jóvenes empresarios, locales y provenientes de otras partes del país, decir que pese a las pequeñas dimensiones de la ciudad su potencial económico es evidente. Estuve de acuerdo, fue en torno a ello que giró la plática con la comunidad universitaria temática que retomaremos en esta columna en otra oportunidad.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.