» Novedades Editoriales

  • Portada-La-industria-automotriz La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales »

      La industria automotriz en México. Relaciones de empleo, culturas organizacionales y factores psicosociales. Coordinadores: Alex Covarrubias Valdenebro, Sergio A. SAndoval Godoy, Graciela Bensusán Areous, [...]

  • foto-novedades La sierra y el viento »

    Gerardo Cornejo Murrieta.  

FOTO DE LA SEMANA: Quietud

La imagen fue capturada por Iván Aarón Torres Chon.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

portales-misoginia

Misoginia en la prensa del siglo XIX, una historia que se repite

En el marco de los festejos por el 35 Aniversario de El Colegio de Sonora, el doctor Iván Aarón Torres Chon dictó la conferencia “Misoginia en la prensa del siglo XIX: interpretación de un caso europeo” en la escuela Normal del Estado de Sonora el pasado 16 de febrero.

La exposición, basada en el texto Masculinidades: el juego de los hombres en el que participan las mujeres de Juan Ramírez y Griselda Uribe, inició con la explicación de los conceptos de sexo: “Características fisiológicas y sexuales con las que nacen mujeres y hombres”; género: “Ideas, normas y comportamientos que la sociedad ha establecido”, e igualdad de género: “otorgar a mujeres y hombres igual valoración y goce real de derechos y oportunidades, acabando así con las discriminaciones”.

Explicó que se pretendió ofrecer una exposición ágil de la misoginia, entendida como odio hacia la mujer, analizando antiguos refranes españoles como “Mujer, fraile, rey y gato, cuatro ingratos” y “Mujer que llora, judío que jura y zorra que duerme, malicia tienen.”

Torres Chon indicó que se dio una valoración historiográfica de los estudios de género, puntualizando que a partir de la década de 1960 los estudios feministas abordaron el patriarcado y la posición de las mujeres en la sociedad, hallando que la masculinidad renegociada varía según clases sociales.

“Se identificó cómo el contexto cultural asentó la capacidad de mujer como ‘la esposa leal y subordinada’, ‘la esposa sufriente’, ‘la prostituta’ y ‘la mujer culta y emancipada’ inculcando una limitada virtud femenina en el ámbito privado así como un invisible y solitario impacto en lo público. Lo anterior hizo posible señalar a la mujer en el espectro amplio, no necesariamente en un caso europeo de fines del siglo XVIII. Por ejemplo, los estereotipos de la misoginia agravada que presentó a las feministas como poco atractivas sexualmente y promiscuas, o la estrategias de desfeminización con supuestas bases en teorías biológicas por desafiar el patriarcado”, abundó.

A manera de conclusión, Iván Torres señaló que los historiadores no desarrollan la teoría de género. Los estudios sobre masculinidad emplean menos esfuerzo en decodificar la invisibilidad de las mujeres. Asimismo, al igual que en el caso expuesto, cuando se utilizó el género como la producción de posiciones legítimas y el estereotipo decimonónico pretendía disminuir a la mujer por ser capaz de plantear alguna amenaza a los varones.

“Sigue vigente la ideología de complementariedad de géneros, es decir, prevalecen frases como ‘detrás de un gran hombre hay una gran mujer’”, dijo.