» Novedades Editoriales

  • sierra-659 La sierra y el viento »
  • espacios-659 Espacios del desarrollo y las desigualdades en Sonora »
  • letraschiquitas-659 En letras chiquitas. Construcción de la ciudadanía y derecho a la información en salud. »

FOTO DE LA SEMANA: “Entre las rocas”

La imagen fue capturada por Iván Torres.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

mujertrabajo-661

Mujeres desplazadas de puestos calificados en la maquila

“La violencia era una vivencia cotidiana de las mujeres y era necesario encontrar la forma de introducir el tema de la violencia en el trabajo”, comentó Rosario Ortiz Magallón al explicar cómo se involucró en la Red de Mujeres Sindicalistas.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, El Colegio de Sonora convocó a la conferencia “Mujer, trabajo: una disyuntiva impartida por  Ortiz Magallón, que fue moderada por la doctora Mercedes Zúñiga Elizalde.

El pasado 29 de marzo, frente a un nutrido grupo de asistentes, la especialista destacó que las mujeres que trabajan en la maquila tienen que tolerar condiciones donde se vulnera su ser para poder recibir un salario y sostener a su familia o para tener un espacio de superación personal.

Señaló que en México todo el proceso de la industria maquiladora de exportación fue, en sus inicios, un proyecto federal de crecimiento de inversión que estaba bajo una política de malos salarios y de contratación de mujeres para llevar a cabo actividades intensas y de muy alta productividad.

“El tema de la violencia se hizo visible porque industrias importantes en términos de su forma de trabajo fueron sancionadas por esta razón. La violencia que enfrentaban las mujeres implicó paros de las trabajadoras en protesta, sin ninguna forma de organización previa. El enojo, el hartazgo ante la violencia, las llevó a este tipo de respuesta. Decían que no podían seguir trabajando en las condiciones en las que estaban”, sostuvo.

Ortiz Magallón agregó que el cuerpo sigue siendo para las mujeres una forma de letra de cambio en la medida en que éstas se incorporan a lo laboral, pues son conmemoradas por ser madres, pero sancionadas cuando se ejerce el derecho a la maternidad. Ahí es cuando se presenta la disyuntiva: mujer, cuerpo y trabajo.

Desafortunadamente, la violencia forma parte de la historia de las mujeres, añadió. Ellas han vivido, por siglos, diferentes formas de violencia que se expresan también como una parte fundamental de la dominación masculina de la economía y de los procesos de trabajo.

“No podemos dejar de lado que la violencia laboral se ejerce en la  industria, en el sector de los servicios, en la academia, en el ámbito de la cultura y en todos los espacios en los que las mujeres no hemos insertado para cubrir una jornada laboral, para el desarrollo personal e, incluso, por supervivencia”, subrayó.

Por su parte, la doctora Mireya Scarone Adarga presentó la exposición Voces y Silencios, con fotografías de Jesús Morales Quiñonez, donde se retrata la vida cotidiana de las trabajadoras de la maquila en Baja California y Sonora. “Es a través de sus miradas, de sus testimonios, que se hace un relato de los significados que ellas le dan a la violencia que se gesta al interior de los lugares de trabajo y que de alguna manera es invisible.”, puntualizó.