» Novedades Editoriales

  • sierra-659 La sierra y el viento »
  • espacios-659 Espacios del desarrollo y las desigualdades en Sonora »
  • letraschiquitas-659 En letras chiquitas. Construcción de la ciudadanía y derecho a la información en salud. »

FOTO DE LA SEMANA: “La tira”

La imagen fue capturada Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-663

¿Prohibir los dobles remolques en México?

Christian Manuel Cruz Archuleta.*

En 2015 hubo aproximadamente 17 mil accidentes carreteros en todo el país, dejando daños materiales por más de mil millones de pesos. A ello se puede sumar el costo económico de los servicios de salud de los 15 mil heridos por consecuencia de tales accidentes, o las muy lamentables muertes de poco más o menos cuatro mil personas por año.

Dentro del debate público se ha impulsado desde hace algunos años la prohibición de los vehículos tipo tráiler con dobles remolques en las carreteras de México, que representan el 8 por ciento del total de estos autotransportes. A la fecha se han registrado más de 40 mil, cifra que puede aumentar por la escasa supervisión en los emplacamientos de estas unidades. Se calcula que al año mueren mil personas en accidentes donde se ven involucrados camiones con doble remolque.

En un esfuerzo –o intento– la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) modificó la Norma 012  para disminuir el tonelaje permitido para este tipo de transportes: de 80 a 66.6 toneladas, estableciendo otras limitaciones en el tránsito por las carreteras del país. Al contrastar la regulación legal en otros países, vemos que México es de las pocas naciones que permiten este peso en los dobles remolques. La operación de estos transportes, por ejemplo en Estados Unidos, se permite de 36 toneladas, o en la Unión Europea, solo de 40. Además, comparando las medidas de largo, en EE UU se permiten 25 metros y en la UE solo 20 metros, superándolos nuestro país por hasta 11 metros.

Pero, ¿verdaderamente es un problema público? ¿hasta dónde –y comparado con qué- es el daño causado? ¿Cuántas posibilidades hay de que un tráiler se accidente? Estas preguntas no han sido respondidas con claridad en el debate público, lo que ha causado una polarización en el tema.

Según las estadísticas de accidentes de tránsito de 2015 de la propia SCT, el 45 por ciento de los vehículos involucrados en accidentes son camiones (incluidos carga sencilla, doble remolque) cifra que es muy alta, pero si sumamos el porcentaje de accidentes de automóviles, entonces representan un poco más de la mitad de los accidentes. Cabe aclarar que no se afirma que son estos los que provocan los accidentes, sino que simplemente participan en ellos.

La imprecisión radica en cuántas muertes o heridos provoca este tipo de unidades de manera directa, e incluso, si existe un mayor número de muertos por accidente cuando se ve involucrado un doble remolque que con un automóvil o un autobús.

Tampoco se ha cuantificado el costo económico si se suspendiera este tipo de transporte de carga, tanto para el sector privado, que tendría que duplicar el número de tráileres e incluso invertir más de 5 mil millones de dólares en contrato de personal y compra de nuevas unidades; lo anterior, según estimaciones de la Cámara Nacional de Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin). Además, el sector público se vería afectado con el aumento de circulación vehicular ya que, en muchas partes del país, las rutas de tránsito no son adecuadas ni seguras.

Entre las alternativas se pueden analizar propuestas que traten de establecer puentes de negociación, como la reducción de carga, e incluso las inversiones en medios de transportación ferroviaria o portuaria.

En conclusión, este debate debe ser nutrido con más referencias estadísticas que permitan dimensionar el verdadero problema. Es muy lamentable cualquier accidente, e incluso, en un ejercicio de ponderación, debe imperar la seguridad frente al factor económico, pero no se logra visualizar la cuantificación real. El tratamiento debe ser, en amplitud de miras, que advierta las diferentes aristas del tema y se posibilite una mejor decisión.

*Licenciado en Derecho, actualmente estudiante de la Maestría en Ciencias Sociales con especialidad en Análisis y Evaluación de Políticas Públicas.