» Novedades Editoriales

  • rys69 región y sociedad Vol. 29, Núm.69 »

     

  • sierra-659 La sierra y el viento »

FOTO DE LA SEMANA: “Under construction”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-664

Coyuntura inestable

Alvaro Bracamonte Sierra.*

Hace un par de semanas el economista Enrique Quintana comentaba que el peso tiene una subvaluación respecto al dólar cercana al 24 por ciento. En esos días la cotización rondaba los 18.50 pesos, lo cual parecía sorprendente debido a la debilidad que mostró en los primeros meses del año. Recordemos que en la víspera de la toma de protesta de Donald Trump la paridad arañó los 22 pesos por dólar. La subvaluación la refirió también Agustín Carstens quien, sin mencionar porcentajes, ventiló que la cotización actual no reflejaba su verdadero valor. Dadas estas consideraciones no sorprendería que el peso siguiera apreciándose hasta su nivel “de equilibrio” estimado en alrededor de 15 pesos por dólar. Son muchos los factores que determinan ese comportamiento, pero destaca claramente sobre todos los demás el vinculado al futuro de la relación comercial que México sostiene con Estados Unidos.

En efecto, la paridad cambiaria exhibe como ningún otro indicador los vaivenes de la interdependencia económica y financiera que se tiene con el vecino. Un ejemplo nítido fue la reciente filtración de que el magnate tenía lista una orden ejecutiva para salirse del Tratado de Libre Comercio; este decreto se daría a conocer el sábado 28 justo al cumplirse los primeros 100 días del trumpismo en la Casa Blanca. Mientras el rumor se confirmaba o se desechaba, el peso se deslizó significativamente hasta rebasar de nuevo la barrera sicológica de los 19 pesos. Es un precedente que confirma que la clave de la anchura de la banda de flotación cambiaria es, justamente, la fluidez de la relación comercial con Norteamérica. No es la única clave, pero nadie negaría que es la más importante. Hay otros factores que también influyen directamente en la convertibilidad. De hecho, después del 20 de enero hubo varios sucesos que influyeron positivamente en la evolución cambiaria; fue por ello que el peso se recuperó de la caída de principios de año. Dicha recuperación llamó mucho la atención de analistas especializados que llegaron a sugerir que se trataba de una especie de renacimiento del peso mexicano.

Entre las causas que explican tal apreciación están las siguientes: 1. El precio internacional de las materias primas en el curso del primer trimestre de 2017 mostró una tendencia a la recuperación; 2. El Banco de México elevó la tasa de interés de referencia de 3 a 6.25 por ciento entre diciembre de 2015 y marzo del 2017. Esta estrategia ha sido atractiva para los inversionistas corporativos internacionales, que buscan los mejores dividendos para los fondos que manejan, y 3. Las coberturas cambiarias anunciadas por Hacienda y el Banco de México en febrero pasado representaron una bocanada de certidumbre que condujo a la reacción positiva del peso frente al dólar. Estos factores ayudaron al reciente renacimiento del peso, lo que propició un ambiente de optimismo que no pasó desapercibido. Reflejo de esa confianza fueron las largas filas de autos nacionales que hacían cola en la línea fronteriza para cruzar al otro lado durante Semana Santa. Ese flujo había caído notoriamente tras el severo deslizamiento de la paridad y también debido a la hostilidad desatada por el presidente Trump contra todo lo que oliera a mexicano. Analizar si la duración del renacimiento perdurará o pronto se desvanecerá será materia de una colaboración posterior.

¡DÍA DEL TRABAJO! Hoy, primero de mayo, vale la pena recordar la precaria situación de los trabajadores de México y de Sonora. Bajos salarios y peores prestaciones dan cuenta de una brusca involución de las condiciones generales que enfrentan. La masa salarial contribuye actualmente sólo con 30 por ciento del ingreso nacional, cuando antes de 1982 superaba el 40 por ciento. Una de las mayores deudas de la globalización neoliberal es el deterioro de la calidad de vida de los obreros que hoy, justamente, festejan su día. ¿Realmente tienen algo que celebrar?

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.