» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “woodweed”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-665

Amistades peligrosas

 Zulema Trejo Contreras*

La amistad es una relación que une a dos personas independientemente de factores como la edad, el género. Siempre se asume que los amigos ayudan, apoyan, comparten lo bueno o malo que les pasa y si bien esta suposición responde más a un ideal que a la realidad, puede decirse que una relación amistosa contiene si no todos, algunos de los elementos que mencioné al principio. Sin embargo, en nombre de la amistad se cometen abusos, todos lo sabemos, tan es así que la frase “abuso de amistad” forma parte imprescindible de nuestro vocabulario. Este preámbulo acerca de la amistad se debe al hecho de que, en nombre de la amistad, se cometen abusos que suelen pasar desapercibidos para todos, excepto para las personas que los padecen.

En algunos casos algunos contactos físicos pueden considerarse abusos si así lo considera la persona objeto de estos. Una amiga me contó hace poco las malas experiencias que tuvo con algunos de sus compañeros de clases cuando estudiaba la secundaria, ella me comentó que cada día era usual que sus “amigos” se sentaran encima de su mesabanco, con el fin único de intentar tocar sus senos. La conducta era repetitiva a pesar de los intentos de defensa de mi amiga, que iban desde las peticiones de que se quitaran de ahí, hasta fuertes golpes con sus cuadernos y carpetas. Ninguna de estas acciones pudo contra la perseverancia de los adolescentes abusadores. Afortunadamente para mí amiga no pasó a mayores, lo cual no quiere decir que saliera ilesa del abuso porque de ser así no lo recordara.

El caso que relato no es excepcional, tanto hombres como mujeres son blanco de este tipo de conducta considerada “normal” ya que no ocasiona daño físico y como sucede con otros tipos de abuso las personas que lo sufren no suelen hablar acerca de lo que les está sucediendo, ¿por qué? Por las mismas razones que no se denuncia cualquier tipo de abuso: vergüenza, miedo y en el caso específico del que hablo, también se debe añadir la amistad porque un amigo no debería hacernos daño, un amigo no abusaría de nuestra amistad y sin embargo amparados en esta se cometen abusos como el que narré al inicio.

*Profesora-investigadora en El Colegio de Sonora.