» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “woodweed”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-668

Calidad educativa

 

Alvaro Bracamonte Sierra.*

Los días que corren son de frenética actividad académica. En unas semanas el sistema de educación básica concluirá su ciclo escolar; en las prepas se aplican los exámenes finales y en la Universidad de Sonora hace días terminó felizmente un semestre que estuvo amenazado por el emplazamiento a huelga interpuesto por los dos sindicatos así como por el tenso ambiente derivado del proceso de relevo en la rectoría de la institución. El aire que se respira es el propio de fin de cursos pero también del inicio de uno nuevo ciclo. Es el caso de los interesados en inscribirse en el bachillerato quienes el miércoles 24 de mayo hicieron el examen para la asignación de lugares en los distintos planteles que conforman ese sistema educativo. De acuerdo con los registros reportados, un total de 40,804 aspirantes acudieron a hacer la prueba y se dispone de poco más de 41,000 espacios en los nueve sub-sistemas preparatorianos, lo cual indica que al menos para el próximo ciclo la cobertura está resuelta: todos los estudiantes que así lo deseen tendrán esa oportunidad. Si el problema no es de cobertura, entonces la problemática del bachillerato quizá se centre en la calidad, aspecto nada sencillo de analizar dada la complejidad del sistema.

Cuando me ha tocado impartir clase a alumnos que recién ingresan a la Universidad de Sonora, he constatado los terribles rezagos cognitivos que cargan los nuevos estudiantes universitarios. La educación media superior evidentemente no ayudó a remontar la escasa preparación que recibieron en el nivel básico y esto aplica tanto para estudiantes que provienen de escuelas particulares como de las públicas. Me atrevo a decir que estos últimos están mejor equipados, aunque vale precisar que ello depende del subsistema del que egresaron o del plantel en el que cursaron la prepa, en el caso por ejemplo de quienes provienen del Colegio de Bachilleres. Alguna vez le pregunté a un directivo si el prestigio de que gozaba el Cobach estaba efectivamente sustentado o se trataba de una mera fama. Vale recordar que hace pocos años ser aceptado en algunos de sus planteles se consideraba una hazaña debido a las altas exigencias en el proceso de selección: solo los aspirantes de altos promedios, por arriba de 90, lograban ingresar, especialmente en algunos de sus planteles. Los premios obtenidos en olimpiadas nacionales e internacionales de matemáticas, física y química acreditaban ese prestigio. La respuesta del ex director general fue que la calidad era muy variable; que había planteles que si merecían ese reconocimiento y otros en definitiva dejaban mucho que desear. Los planteles de nueva creación o bien los ubicados en zonas rurales por lo general no alcanzaban los estándares conseguidos por las unidades consolidadas, situadas en su mayoría en las ciudades. El reto, decía el funcionario, consistía en homologarlos. Desconozco si se ha logrado o si aún están en eso, aunque es de destacar que el procedimiento de selección ha cambiado notablemente y ya no es el promedio el principal requisito de ingreso; quizá este cambio haya afectado el rendimiento en las generaciones recientes de cobacheños. La cuestión de la calidad seguramente está presente en los otros subsistemas.

Ojalá que la reforma educativa, tanto la que está en proceso a nivel nacional como la que se desarrolla en la entidad, alcanzara para que a la vuelta de unos cuantos años el desempeño de los alumnos de educación media superior no se vea afectado por las escasas competencias de los egresados de secundaria.

LA DISPUTA POR LA NACIÓN

El domingo 4 se juega el futuro del país. La probabilidad de que se registre un terremoto político es altísima, así que hay que estar muy pendientes del desenlace de los comicios del próximo fin de semana. Por lo pronto, independientemente del resultado ya hay ganadores y perdedores: AMLO es ya un ganador pues aún perdiendo se consolida como aspirante al 2018. Un perdedor es EPN quien conforme avanza el calendario pierde aceptación, incluso entre los mexiquenses.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.