» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “woodweed”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-668

Envejecimiento prematuro y fatiga crónica en las maquiladoras

Mireya Scarone Adarga*

 Las jornadas mundiales de conmemoración del primero de mayo representan, para la clase trabajadora, la oportunidad de obtener un reconocimiento de la defensa a los derechos y prestaciones laborales de distinta índole, que son constantemente violentados por las empresas en México y otros países, como garantizar un salario digno y condiciones de trabajo seguras para las y los trabajadores, la indemnización por accidentes de trabajo, la desaparición del trabajo infantil, la reglamentación del empleo femenino, entre muchas otras más.

En México, durante la etapa de la revolución mexicana, los afiliados de la Casa del Obrero Mundial por primera vez celebraron el Día Internacional del Trabajo en 1913, participando en el primer desfile del primero de mayo. Desde entonces, los sindicatos mexicanos participan en distintas manifestaciones en demanda de cumplimiento o mejora de la Ley Federal del Trabajo.

Este año, miles de trabajadores en todo México marcharon contra las políticas económicas y sociales del gobierno de Peña Nieto, en contra de las llamadas “reformas estructurales” y la precarización de sus condiciones laborales. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se pronunció una vez más contra la reforma educativa. Se denunció el aumento de los precios de los energéticos (gasolina, diésel y electricidad). Además, los contigentes democráticos exigieron que se presenten los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

El primero de mayo significó una pequeña muestra de las pobres condiciones de trabajo y salariales de la clase obrera mexicana, y la escasa atención que se presta a las demandas de la clase trabajadora la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el IMSS, la Comisión de Derechos Humanos y los sindicatos oficialistas.

 

Envejecimiento prematuro

Un problema que requiere la atención de estos organismos es el envejecimiento prematuro de obreros y obreras que prestan sus servicios en la Industria Maquiladora de Exportación (IME). Los obreros y obreras de la IME, se decriben a sí mismos como “viejos”, “grandes” o “mayores” desde los 40 años de edad, debido a que interpretan que su envejecimiento es ocasionado por el “cansancio” o la fatiga, debido al desbalance entre los altos requerimientos de trabajo y las decrecientes capacidades de respuesta física para asegurar un desempeño eficiente.

Al analizar los procesos de trabajo, sus explicaciones apuntan a las nuevas formas de organizar el trabajo con el modelo de producción flexible de la IME y sus altos requerimientos para continuar siendo competitivos, que comprenden aumentos unilaterales y constantes a las cargas de trabajo, largas jornadas (de diez horas), posiciones incómodas del cuerpo al desarrollar las rutinas de trabajo, la rapidez del proceso y largos periodos (años) de exposición a un mismo tipo de proceso en la producción.

La exposición a los imperativos del trabajo provoca fatiga crónica, que hace lentos a las trabajadoras y trabajadores, y con bajo nivel de respuesta a las exigencias de la producción flexible. La fatiga es causada por la excesiva carga de trabajo y alteraciones en las posturas del cuerpo, que después de exposiciones prolongadas afectan el sistema neuromuscular, por lo que es común que se presenten síntomas de cansancio en distintas partes del cuerpo, como el cuello, los brazos y las manos. De acuerdo con el mismo análisis, existen múltiples factores que contribuyen a incrementar o disminuir los síntomas de la fatiga: la intensidad, la dinámica y las restricciones del trabajo, la rapidez del proceso, los movimientos requeridos para la ejecución de las tareas, la estación de trabajo individual o en grupos.

Todos estos factores se convierten en referentes importantes en la interpretación de envejecimiento de las y los trabajadores, que es prematuro si consideramos que socialmente, ahora se envejece a más edad que en épocas anteriores.

*Doctora en Ciencias Sociales por El Colegio de Sonora. scaronemireya@gmail.com