» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “woodweed”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo--668

Urge la segunda vuelta electoral

Nicolás Pineda*

 

Vi el segundo debate de los seis candidatos a gobernador del Estado de México y me pareció triste y vergonzoso. Cinco candidatos de oposición al PRI haciéndose pedazos entre ellos. Aunque criticaran al PRI por corrupto y a su candidato Alfredo Del Mazo por proteger a narcos cuando fue presidente municipal de Huixquilucan, en realidad se estaban arrebatando los votos de oposición entre ellos y están pulverizando la voluntad popular. El elector mexiquense que desea el cambio de partido en el gobierno, que es claramente mayoritario, dividirá su voto entre cinco candidatos y corre el riesgo de que a pesar de tener la mayoría, resulte perdedor. Éste no es un sistema de partidos que favorezca la voluntad popular. Muy probablemente el candidato ganador, aunque sea de la oposición, ganará con solo una cuarta parte de los votos emitidos, no habrá certeza de que tenga el apoyo de la mayoría de los electores que no votaron por él o ella y será un gobernante con baja legitimidad.

El sistema de segunda vuelta electoral

En muchos países democráticos con sistema pluripartidista (es decir con tres o más partidos), para evitar que el ganador de las elecciones lo sea con una minoría de votos, tienen lo que se conoce como “segunda vuelta electoral”. Esto significa que hay dos rondas electorales. En la primera participan todos los partidos y en la segunda ronda solo participan los dos que hayan tenido mayor cantidad de votos en la primera ronda. De esta manera se asegura que el candidato ganador cuente con cuando menos la mitad de los votos, es decir mayoría absoluta de votos. Este sistema hace que se respete más la voluntad popular y que el gobierno resultante cuente con más legitimidad.

Lo acabamos de ver en las elecciones en Francia. En la primera ronda participaron muchos partidos y los resultados fueron Macron con 24 por ciento, Le Pen con 21 por ciento, y otros candidatos con el 54 por ciento. De haber quedado así, el resultado hubiera sido un gobernante muy débil que no tiene la seguridad de contar con el apoyo ciudadano.

Pero en la segunda ronda participaron solo los dos punteros, Marin Le Pen que obtuvo solo el 34 por ciento y Emmanuel Macron con 66 por ciento quien obviamente resultó ganador.

La perspectiva para México

No sé quien ganará en las elecciones del Estado de México, pero casi seguro que ganará con solo una cuarta o a lo sumo con una tercera parte de los votos.

Lo que puede suceder es que los electores traten de corregir el sistema y ejerzan lo que se ha denominado como “voto útil”, es decir que, si quieren cambio de partido en el gobierno, no votan por su verdadera preferencia sino que votan por el segundo. Eso parece estar sucediendo con la candidata de Morena, la Maestra Delfina Gómez quien aparentemente está absorbiendo los votos de la oposición. Por ello, los candidatos del PAN y del PRD también están bombardeando con críticas a la maestra Delfina. El resultado, gane quien gane, será con un triste porcentaje que no dará una mayoría clara y absoluta.

El problema es que es probable que vivamos una situación parecida en las elecciones presidenciales del 2018; que tengamos muchos candidatos y que el ganador solo cuente con la cuarta parte de los votos.

De hecho, con este sistema, Peña Nieto tuvo solo una tercera parte de los votos y estamos viendo el bajo nivel de popularidad con el que ha gobernado.

Aparentemente, tanto en el Estado de México como en todo México, este sistema de candidatos minoritarios se mantiene porque le conviene al PRI. El PRI prefiere sacrificar la gobernabilidad del México, pero mantener el poder y sus beneficios. De otra manera, el PRI perdería tanto en el Estado de México como a nivel nacional.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.