» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “Bahía de los glaciares, Alaska”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

examen-669

El autocuidado de las mujeres depende de roles de género

Las prácticas de autocuidado de las mujeres que participaron en el programa MetaSalud, a través de la alimentación y la actividad física, están permeadas por significados que se atribuyen a roles tradicionales de género, expuso Karla Tatiana Robles Córdova.

La egresada del programa de maestría del Colson describió que las responsabilidades del hogar, adjudicadas totalmente a las mujeres, y su doble jornada laboral se presentan como un obstáculo en el cuidado de su propia salud y les impiden cumplir con su objetivo.

“Las mujeres de MetaSalud se encuentran inmersas en el sincretismo de género al aceptar su condición como madres cuidadoras, esto, aunado a largas jornadas que terminan en cansancio físico y mental”, asegura en su trabajo Prácticas de cuidado y autocuidado de la salud en mujeres que participaron en MetaSalud, una intervención comunitaria para la prevención primaria de las enfermedades crónicas en Hermosillo, Sonora, 2011-2012.

Otro obstáculo identificado fue la inseguridad en las colonias donde ellas habitan; algunas expresaron que cuando salen a hacer ejercicio, han sufrido acoso por parte de jóvenes que toman los parques como punto de reunión para realizar otras actividades.

Algunas de estas mujeres tienen que esperar a que su pareja las acompañe para sentirse seguras. La mayor limitante que esto implica es que dependen de las motivaciones de los otros, de sus tiempos y sus decisiones, o sea, si ellos deciden no ir, ellas tampoco lo hacen.

“Las mujeres también dijeron sentir pena por su cuerpo, por la estética de su físico, pues socialmente se idealiza a la mujer con cuerpo delgado y se instauran estereotipos de belleza que dañan la salud física y emocional de las mujeres. En este caso en particular, la idea de belleza se constituye en obstáculo incluso para hacer ejercicio fuera de casa”, relata.

Respecto a la alimentación, expresaron como un obstáculo el gusto por ciertos alimentos o sabores inculcados desde la niñez. La comida fuera de casa representa para ellas salir de la rutina del hogar, convivir con su familia y distraerse de sus jornadas laborales y domésticas, aunque la ven como poco saludable.

Las participantes entrevistadas comentaron que después del programa fueron capaces de desarrollar habilidades que les permiten, en algunas ocasiones, compartir las responsabilidades del hogar y expresar a su familia el cansancio que sienten por las dobles jornadas que realizan e insistir en la responsabilidad compartida de todos los habitantes de su hogar, en especial de su pareja.

Señaló que contactarlas tres y cuatro años después para conocer su experiencia permitió hacer una serie de recomendaciones en cuanto a lo que esta información representa para el programa de MetaSalud y varias sugerencias para futuras investigaciones que se interesen en el seguimiento cualitativo de los programas de prevención y promoción de la salud.

Algunas de estas recomendaciones son: establecer mecanismos efectivos de regulación de la industria de alimentos y bebidas respecto al etiquetado de los alimentos, su calidad, distribución y para que la comida saludable sea accesible a todas las personas sin importar su clase social; facilitar recursos suficientes de esparcimiento y recreación que sean seguros y que posibilite las actividades físicas para todos; promover y transversalizar los programas de prevención y promoción de la salud desde la perspectiva de género y con enfoque participativo para el cambio de comportamiento.

Además, capacitar al personal de los servicios de salud en perspectiva de género y promoción de la salud desde un enfoque participativo para el cambio de comportamiento; dar seguimiento y evaluar los programas de promoción de la salud para que sean efectivos y eficaces, y fomentar la investigación de procesos socioculturales respecto a las enfermedades crónicas.

Robles Córdova presentó su investigación el pasado 24 de mayo para obtener el grado de maestra en Ciencias Sociales en la línea de Estudios Socioculturales de la Salud, su directora de tesis fue la doctora Catalina A. Denman Champion y sus sinodales las doctoras María del Carmen Castro Vázquez y Jill G. de Zapien.