» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “Bahía de los glaciares, Alaska”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-669

Lo básico

Zulema Trejo Conteras*

Los climas extremos siempre ponen en primer plano las carencias sociales, la falta de iniciativa para solucionar problemas que siempre están a la vista aunque generalmente se ignoran, ya que si se dificulta encontrarles solución, ignorarlos es sumamente fácil, aunque nos topemos con ellos cada vez que miramos hacia las calles, parques, plazas, casas abandonadas y cualquier otro lugar donde buscan refugio los indigentes que habitan en Hermosillo. Uno de los motivos que facilita ignorarlos es que no vemos en ellos a personas que viven en Hermosillo, no solemos pensarlos como habitantes de la ciudad; más bien tendemos a considerar que se encuentran en un perenne espacio liminar construido entre su realidad y la nuestra.

El peor aspecto de la negación a aceptar que estas personas viven en Hermosillo, es considerarlos actores no deseados en los escenarios hermosillenses lo cual lleva a solicitar, y en algunos casos obtener, su desalojo de los lugares donde buscan refugio. Es cierto que muchos de ellos padecen el problema del alcoholismo, que otros parecen estar bajo la influencia de algún narcótico o en abstinencia del mismo, y otros más es evidente que padecen un trastorno emocional; sin embargo eso no los hace menos humanos, por el contrario, necesitan más apoyo que los que tenemos cubiertas las necesidades básicas, cobertura que para ellos es inalcanzable.

La imagen de las personas indigentes acurrucadas en las plazas y calles, tapadas como mejor pueden, hace que muchos nos preguntemos, ¿alguien está haciendo algo por estas personas?, ¿el gobierno municipal tiene planeadas acciones para proteger a estas personas de las temperaturas extremas de la ciudad?, ¿hay algún proyecto estatal o municipal que contemple acciones para atenderlos?

Son bien venidas y se agradece que haya personas sensibles a los problemas sociales, con iniciativas para paliar la situación que viven estas personas. Sin embargo no es responsabilidad de los ciudadanos cargar por sí solos con el cuidado de los indigentes, es responsabilidad de los gobiernos estatales y municipales. Las personas que viven en las calles son habitantes de Hermosillo, no lo olvidemos.

*Profesora-investigadora en El Colegio de Sonora.