» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “La mirada de los ancestros 2011″

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-670

Domando a la fiera (del poder)

Nicolás Pineda.*

El carácter caprichoso y abusivo, las habilidades histriónicas y los mensajes populistas de Donald Trump, parecidos a las de un dictador latinoamericano o un reyezuelo del Tercer Mundo, han puesto a prueba las instituciones políticas y la democracia de los Estados Unidos.

El estilo de Trump muestra claramente los riesgos de la enfermedad del poder que hemos visto en los presidentes imperiales y en los gobernadores corruptos de México. Pero también nos dan la oportunidad de observar cómo funcionan los contrapesos y la división de poderes de las democracias. La autonomía y profesionalismo del poder judicial y del legislativo son las que marcan un gran contraste con lo que vivimos en México. Veamos unos cuantos casos de muchos que se han presentado en lo que va de esta presidencia.

El contrapeso de los jueces y del congreso

Primero, el caso de la orden administrativa de prohibir la entrada de los ciudadanos de seis países islámicos a los Estados Unidos. Orden que fue suspendida y anulada inmediatamente por un juez federal. ¿Puede pasar algo así en México? Por ejemplo, nadie pudo parar la nacionalización de la banca ordenada en 1982 por el presidente López Portillo. Aquí los jueces no juzgan a los gobernantes, solo a los gobernados. Tampoco tuvo un juez el poder para cancelarle el acueducto a Padrés y éste siguió como si nada, brincándose las trancas. Aquí hay mucho que hacer en materia de autonomía, independencia y profesionalismo de los jueces.

Segundo, el caso de la negación de presupuesto para el muro fronterizo. Trump avanzó en el diseño del proyecto y lo incluyó en el presupuesto, pero el Congreso no autorizó esa obra y tuvo que ser removida. La obra no contó con el apoyo de los legisladores. En México la aprobación del presupuesto público que hace el poder Legislativo es muy superficial; la hace en bloque y solo de inicio. Una vez aprobado, el poder Ejecutivo (presidente y gobernadores) hace lo que quiere con el gasto público. La fiscalización y control que el Legislativo hace del presupuesto y gasto del Ejecutivo es todavía muy deficiente. De otra manera, se habría evitado el endeudamiento que Peña Nieto ha hecho y los desvíos y gastos exorbitantes de muchos gobernadores. No contamos todavía con congresos que no solo aprueben los presupuestos de los Ejecutivos, sino que controlen, fiscalicen y autoricen cada obra y movimiento de gasto que se hace.

El contrapeso de la prensa crítica

Un tercer caso es la investigación de vínculos con los rusos y la posible injerencia de éstos en las elecciones del 2016 en el que se muestra el poder de la prensa y el periodismo de investigación. Si bien no se sabe si va a ser declarado culpable o inocente, el presidente y su equipo de campaña y gobierno están siendo investigados. Ya tuvo que despedir por esto a su jefe de seguridad. El despido más reciente del director del FBI ha complicado aún más las cosas y ha hecho que se nombre a un fiscal especial con fama de duro e imparcial. Este caso seguramente dará aún mucho de qué hablar. En México se reverencia hasta a la ignominia a los gobernantes cuando están en el poder, pero se espera a que dejen el poder y entonces sí se hace leña de ellos, pero solo en la opinión pública. No hay investigaciones a fondo sobre el comportamiento de los gobernantes.

En resumen, las ansias y excesos de Trump han venido siendo matizados y moderados por los jueces (el poder Judicial), por el Congreso (el poder Legislativo) o por la prensa crítica (considerada el cuarto poder). Las comparaciones son odiosas, pero todas éstas son instituciones políticas en las que México todavía está en pañales.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.