» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “Baño matinal”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro. (Bretaña francesa, 2006)

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-672

Gobierno abierto: todos quieren, pocos pueden

Victor S. Peña.*

Por su origen, el “gobierno abierto” se construyó a partir de líneas generales que motivaron prácticas que, a su vez, nutrieron esquemas y propuestas conceptuales que se propagaron y evolucionaron en distintas vías y velocidades. Al día de hoy, el implementador de gobierno abierto podría enfrentar un dilema para decidir cuál esquema adoptar.

De poderse reducir la experiencia (al menos para el caso mexicano), quedaría esta frase: todos quieren entrar al “gobierno abierto”, pero no todos pueden hacer “gobierno abierto”. Esto, por supuesto, requiere matices de los que me ocupo más adelante. Sirve, sin embargo, para destacar la distancia que existe entre el querer y el poder.

Diversas experiencias en muchos ámbitos han mostrado que no es suficiente la definición de un esquema o ilustración que sugiera o explique el estado deseado. Aprovechando la palabras de Galofré Isart, “no han faltado, a lo largo de los últimos años, reformadores bien intencionados que han pensado que era suficiente con definir sobre el papel un nuevo modelo teórico y ordenar su aplicación para que el cambio se produjera”. Requiere, por el contrario, un esfuerzo por ubicar lo conceptual en la práctica.

Implementar es llevar a la práctica, lo que implica algo mucho más complejo que la mera ejecución de una tarea. Volver reales los postulados de “gobierno abierto” implica una actitud propositiva de quienes laboran dentro de lo gubernamental y las personas externas a este medio; se requiere de creatividad y buena fe.

Con independencia del concepto adoptado que estructure el esfuerzo alrededor de “gobierno abierto”, queda claro que en todas sus aproximaciones es una propuesta a relacionar, esto es, requiere que el gobierno “abra sus puertas” y que el no-gobierno sienta la confianza para entrar. Perdón por el abuso de la metáfora, pero clarifica la idea: “gobierno abierto” requiere la presencia de agentes calificados tanto del gobierno como del no-gobierno, siendo este último la sociedad civil organizada o población en general. Pero no es su mera presencia la que permite hacer “gobierno abierto”. La diferencia entre el querer y el poder se encuentra en la capacidad que tienen los actores involucrados.

Una práctica exitosa del modelo requiere del fortalecimiento de capacidades de las partes involucradas: quienes aportan su trabajo desde alguna entidad pública y quienes buscan contribuir, con su participación desde lo social o cívico, a la construcción de una manera diferente de abordar los retos públicos.

Sostengo la opinión de que, después de lo que sucedió en mayo pasado, cuando en el Secretariado Técnico Nacional para el Gobierno Abierto los representantes de sociedad civil decidieron dejar de acompañar los ejercicios, es claro que se requiere un replanteamientos del cómo se ha querido hacer “gobierno abierto”. Ahí está un detalle importante: no es en el qué sino en el cómo donde las brechas de la implementación se hacen presentes.

De esto, por cierto, hay datos y casos en el libro recientemente publicado por El Colegio de Sonora Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación, donde se logró coordinar la contribución de académicos y servidores públicos de distintos lugares del país.

En términos generales, sobre esto fue mi participación dentro del marco del Congreso “Archivo y transparencia: motor de la democracia” celebrado en la ciudad de Hermosillo los pasados días 22 y 23 de junio en las instalaciones de las Universidad de Sonora. Agradecido por la invitación con la Red de Archivistas y demás involucrados.

*Doctor en Política Pública por el Tecnológico de Monterrey; Profesor investigador en El Colegio de Sonora. @victorspena