» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “Sin título”

La imagen fue capturada por Tania Reyes W.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-673

Del SUBA de Bours y el Bus Sonora de Padrés

Cuitlahuac Alfonso Galaviz Miranda[1]

Sebastián Rodríguez Flores[2]

 

Los recientes ajustes a la tarifa del transporte público en la ciudad no son, desde luego, los únicos que ha tenido el servicio.

Durante la gubernatura de Eduardo Bours Castelo (2003-2009) se ideó toda una serie de reformas en el transporte público del estado. El proyecto se llamó Programa de modernización del transporte público del estado de Sonora; aunque fue mejor conocido como el SUBA.

El SUBA incluyó un aspecto especialmente polémico: el rediseño de las rutas del transporte público. El primer día de operaciones del programa fue el 23 de septiembre de 2007. Se trató de un día que rompió con la cotidianidad de una buena parte de la sociedad hermosillense debido al poco conocimiento de las nuevas rutas. Según el periódico Expreso “cada parada se encontraba saturada de ciudadanos desconcertados al no conocer el recorrido que harían las nuevas rutas y los que contaban con el itinerario, no lo entendía”.[3]

Ante este panorama surgieron algunas protestas. Por ejemplo, “habitantes de la colonia San Luis secuestraron […] la unidad SUBA 007, al evitarle el paso para protestar por el rediseño de la ruta, pues ésta ya no entra a la colonia”.[4] Las protestas continuaron alrededor de una semana; el gobierno decidió simplemente volver a las rutas anteriores. ¿Qué pasó con todos los recursos empleados para el diseño e implementación de las nuevas rutas? El gobierno de Bours no dio una respuesta satisfactoria.

Ante el cambio de administración estatal en 2009 y la llegada del hoy preso Guillermo Padrés hubo un nuevo plan de modernización del transporte público. La gubernatura del panista llamó a su proyecto “Bus Sonora”, el cual entró en vigor en marzo de 2011. El punto que causó mayor controversia en esa ocasión fue un aumento a la tarifa. En respuesta, surgieron movilizaciones sociales más vigorosas que las protestas en contra del SUBA. En esa ocasión el repertorio incluyó constantes y nutridas marchas, bloqueos espontáneos de avenidas, diálogo con autoridades, entre otras. La entonces estudiante de la Universidad de Sonora, Renée Navarro fue vocera y de los líderes más visibles. Como ella misma lo recuerda:

La idea era exigir que no se subiera ni un centavo a la tarifa del transporte público […] entonces se hicieron movilizaciones, se hicieron bastantes actividades con la idea de que el sector afectado que era la clase media, el trabajador, el estudiante se dieran cuenta de que estaban recibiendo un servicio de calidad muy baja. Y se dieran cuenta también de que estaba dentro de sus derechos exigir un buen servicio.[5]

A pesar de haber mantenido una intensidad importante por varias semanas, las movilizaciones de 2011 no lograron revertir el aumento a la tarifa. Fue en esa ocasión cuando se estableció el precio de siete pesos por viaje. Sin embargo, sí se consiguieron otros logros; por ejemplo, los dos pasajes gratuitos a los estudiantes fue básicamente una concesión gubernamental ante las protestas.

El pasado reciente ya nos ha probado la eficacia de las movilizaciones sociales para revertir o mejorar propuestas gubernamentales autoritarias. No parece casual que el aumento a la tarifa de hace unos días haya sido aprobado durante un periodo vacacional en la Universidad de Sonora; así, el gobierno limita las posibilidades de que estudiantes universitarios participen u organicen protestas en contra; tal y como ha ocurrido —en ciertos periodos— desde la década de los sesenta del siglo pasado. Estudiantes universitarios ya organizaron movilizaciones nutridas a raíz del movimiento #132 (2012) y los ciclos de protestas por los desaparecidos de la normal de Ayotzinapa (2014).

A principios de año hubo experiencias positivas con las movilizaciones del “No al gasolinazo”. Sin embargo, no fue suficiente para mantener una estructura de organización capaz de sostener protestas en esta ocasión. También fue notoria la falta de liderazgos que ayudaran en la organización de diferentes sectores sociales en torno a un objetivo común. Es evidente el malestar que generó el reciente aumento a la tarifa del transporte público en la ciudad, pero en esta ocasión su expresión en las calles no pasó de protestas aisladas.


[1] Licenciado en Historia por la Universidad de Sonora y maestro en Sociología política por el Instituto de investigaciones Dr. José María Luis Mora (Ciudad de México).

[2] Licenciado en Historia por la Universidad de Sonora.

[3] Expreso, “Desorientados”. 24 de septiembre de 2007.

[4] Expreso, “¿Y este pa’ dónde va?”. 23 de septiembre de 2007.

[5] Entrevista a Renée Navarro por Sebastián Rodríguez, Hermosillo Sonora, 2 de diciembre de 2011.