» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “Sin título”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro Navarrete.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-674

Misión imposible

Nicolás Pineda*

Como en la conocida película y serie de televisión, los cuatro superagentes ciudadanos (que pronto serán cinco con la agente que se nombrará posteriormente) reciben la misión de rescatar un disco compacto con información ultrasecreta y con ello dejar libre al gobierno de todo mancha y sospecha de corrupción. Para ello, deberán de superar tres pruebas. Esta comunicación se autodestruirá en cinco segundos y si los afectados llegaran a ser interpelados sobre ella, negarán su existencia.

Primera prueba

Deberán dar su opinión y análisis sobre la adquisición de la casa blanca de Las Lomas que fue propiedad de la primera dama y aclarar la relación que existe con el poderoso constructor y contratista del gobierno que era su dueño original. También deberán investigar la casa de Malinalco, propiedad del ex secretario de hacienda. En ambos casos deberán demostrar que no existe conflicto de intereses, que ese tipo de obsequios y favores no tiene nada que ver con la corrupción y que la investigación realizada por Virgilio Andrade se ajusta a los patrones internacionales y por ello no hay motivo de escándalo. Aprovechando el “raite” deberán de demostrar y dar su opinión respecto a la compra que hizo el Gobierno mexicano del programa cibernético Pegasus y demostrar que el gobierno no espía a sus críticos ni mucho menos a activistas de derechos humanos. Convencer a la opinión pública de estos son infundios de la prensa y los malos periodistas.

Segunda prueba

Los cinco superagentes ciudadanos deberán investigar los vínculos entre la política y los negocios en el estado de Sonora y deberán demostrar que aquí los jerarcas políticos no tienen compadres empresarios ni prestanombres, ni intereses económicos, ni favorecen a ninguna empresa o constructora, y que jamás ha habido mochadas y que “nadie se pone guapo”. Tendrán que demostrar que aquí los grandes empresarios son ajenos a la política y no piden favores ni información privilegiada ni dan “mochadas” y que los altos políticos no tienen intereses económicos sino que viven de su sueldo en la honrosa medianía juarista y en casas de acuerdo a sus ingresos. Tendrán que demostrarle a la ciudadanía que, tal como lo afirman representantes de la Cámara de constructores, aquí los contratos de obra son transparentes, lo cual está demostrado con la información que se publica en la página de Compranet, y que ésta impide que haya licitaciones a la medida o con dedicatoria y que no hay vínculos de interés entre constructores, propiedades inmobiliarias y altos políticos.

Tercera prueba

Los superagentes ciudadanos, junto con los demás titulares de organismos miembros del sistema anticorrupción (contraloría, fiscalía general, fiscal anticorrupción, auditor mayor y los que falten) deberán investigar los vínculos entre las elecciones y las campañas políticas con el dinero público y programas gubernamentales. Deberán centrarse en los candidatos ganadores y partidos en el gobierno. Deberán demostrar que no existe la compra de votos ni excesos de gasto y que lo que se invierte en las campañas corresponde estrictamente a lo que se reporta al INE y que no quedan favores ni compromisos que pagar después, ya sea con puestos públicos o con contratos u otras formas de compensación.

En caso de encontrar cualquier acto de corrupción, deberá procederse de inmediato a la consignación, castigo y reparación de la misma proporción que el daño causado.

Ojo: se constriñe exclusivamente a los altos niveles de la política; nada de “charalitos” del registro civil o mochadas de policías de tránsito. Tienen los días contados para cumplir esta misión y con ello legitimar el sistema anticorrupción (misión imposible).

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.