» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “En el bosque”

La imagen fue capturada por Esther Padilla Calderón.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-676

El 2018 está aquí (continuación)

Alvaro Bracamonte Sierra*

Comentábamos en una colaboración anterior acerca de los escenarios electorales que se dibujan para los partidos en el 2018. Decíamos que el PRI tiene un desafío mayúsculo debido a que los sondeos lo ubican rezagado en la disputa por Los Pinos comparado con las perspectivas que exhiben el PAN y Morena. En cuanto al PRD todo indica que en esta partida ya no tiene juego.

Señalé que localmente el ambiente se aprecia más tranquilo considerando la aceptación que mantiene la gobernadora Pavlovich entre la población. Es justamente lo opuesto al momento que vive Acción Nacional, que en Sonora se halla ante un panorama incierto pues aún no se repone del todo del desprestigio que arrastra a propósito del aciago paso por la gubernatura de Padrés Elías. No obstante, obran en su favor los vientos provenientes del contexto nacional dado que en la contienda por la presidencia el PAN está en buena situación, las encuestas lo colocan en el primer lugar, unos cuantos puntos por encima de Morena y muchos más sobre el PRI, posicionamiento que le brinda serias posibilidades de triunfo.

Este panorama se ha ido fraguando poco a poco: En el 2016 los panistas ganaron siete de once gubernaturas disputadas. Sorprendieron las victorias en entidades donde nunca había perdido el PRI: Veracruz, Tamaulipas y Quintana Roo. En los comicios de junio pasado la tendencia más o menos se mantuvo: recordemos que hubo elecciones en Nayarit, Coahuila, Estado de México y municipales en Veracruz. Se impuso con facilidad en la primera y última y están en vías de anularse las de Coahuila donde el Revolucionario Institucional ganó, todo indica que de malas maneras.

Estos éxitos han permitido que los panistas recuperen el optimismo y las ganas de pelear en el 2018, ésa es precisamente la brisa que anima a los blanquiazules sonorenses. Esa convicción o expectativa se expresa incluso en la cantidad de suspirantes interesados en participar en la interna: Son más de media docena hasta el día de hoy y el conteo sigue. Manifestación de esa coyuntura es la errática conducta observada por Margarita Zavala, la aspirante más adelantada del panismo. Después de los magros resultados que obtuvo en el 2015 y abierta ya la carrera por el 2018 anunció que estaría en la boleta de votación, dijo algo más: Que si su partido no la postula se iría por una candidatura independiente, ciudadana. Y tiene sentido su desplante: Ese año los políticos independientes irrumpieron con una fuerza sorprendente: Las victorias del hijo del Maquío, de un joven tapatío y sobre todo el triunfo arrollador del “Bronco” en Nuevo León, hicieron creer a propios y extraños que era la vía para acceder al poder. Pero el avance panista del 2016 y el precario desempeño de los independientes provocaron que Margarita recapacitara: tuvo que rectificar y decir que si ella era candidata en el 2018 lo sería por Acción Nacional.

Exactamente esa tozudez de ser la elegida a cualquier precio, o como diría el clásico “haiga sido como haiga sido”, es lo que mantiene en una crisis latente al partido fundado por Gómez Morín. Los calderonistas han presionado a la dirigencia para que se defina porque están seguros de que esa determinación recaería en Margarita, quien encabeza las encuestas y es la única, desde su perspectiva, que está en condiciones de vencer a AMLO. Pero la nomenclatura panista no está de acuerdo y harán todo lo que esté a su alcance para frenar la candidatura de la ex primera dama.

Se trata de una disputa que sería o debería ser normal en cualquier partido democrático, no obstante, se advierte que los calderonistas no aceptarán un resultado distinto al que ellos quieren. De no superarse venturosamente esta tensión las posibilidades panistas de volver a Los Pinos se diluirían y dejarían libre el paso para que López Obrador asuma la presidencia de la República. Retomaremos el tema en próxima colaboración.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.