» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “En el bosque”

La imagen fue capturada por Esther Padilla Calderón.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-676

¿Habrá juicio político al presidente?

Nicolás Pineda*

¿Será de veras el 2018 el fin del PRI? ¿Cederá el poder por tener un presidente impopular y por estar en tercer lugar en las preferencias electorales? ¿Significará esto que habrá un juicio político al presidente? Presento aquí algunas reflexiones.

Los resortes de Peña Nieto

Un político como Enrique Peña Nieto (EPN) que no lee ni es culto, pero es un animal político, se maneja por instintos, intuición y sobre todo por intereses, personales y de grupo (la manada).

Partamos entonces de dos hechos. Uno, EPN tiene muchos intereses, personales y de grupo. En torno suyo se tejen los intereses de muchas grandes empresas nacionales y extranjeras que hacen dinero en México. Él mismo, su familia y sus amigos son personas de mucho poder económico y con interés de mantener su estatus de privilegio. Dos, hay una gran probabilidad y temor de que, si el poder pasa a otro grupo político, el presidente y su grupo, sean perseguidos ya sea por actos de corrupción o por otras causas. Ahí está el caso de la Casa Blanca y Muñoz Ledo ya anda promoviendo el juicio político. Hay por lo tanto un gran temor y una necesidad de que no se llegue a esta situación. Por lo tanto, se hará todo lo posible y hasta lo imposible para que no haya un cambio de poder que signifique la denostación de EPN y el desempleo, alejamiento del presupuesto y eventual persecución judicial para una buena parte del grupo político.

Como siguiente premisa, hay que preguntarnos cuáles son los contrapesos reales del poder presidencial en México en la actualidad. ¿Hay algún poder que pueda enfrentarse y ajustarle cuentas al presidente? El Congreso no es contrapeso, está controlado por el PRI; tampoco los partidos PAN ni PRD que tienen suficientes huesos que roer y cuidar. Las grandes empresas y empresarios tampoco, más bien están alineadas. La jerarquía eclesiástica, un poco, tal vez. El INE y los organismos autónomos han perdido autonomía y están ahora más dúctiles que antes. El sistema anticorrupción federal está incompleto y no representa un escollo serio, tiene muchos amarres. Los medios críticos y los analistas políticos le hacen ruido y ladran, pero no llegan a morderlo; no son suficiente contrapeso para reclamarle cuentas con éxito. Lo mismo pasa con la opinión pública y la baja popularidad, no alcanzan a traducirse en juicio político. Realmente, los únicos contrapesos que tiene el poder presidencial en México y que representan un riesgo y un peligro para la clase política actual son López Obrador hacia dentro del país y en el exterior sería el gobierno de los E.U.

La lucha que viene

La conclusión de las premisas anteriores es que el presidente y su partido van a maniobrar y hacer que las cosas sucedan para que el grupo actual de poder no salga afectado con la elección de 2018. Ya lo hicieron en el Estado de México y lo volverán a hacer a nivel nacional. Todo se va a ir acomodando ya sea para que gane nuevamente el PRI o, más probablemente, alguien que pudiera ser crítico del sistema priista pero afin a los intereses de la clase gobernante. Estrategias hay muchas: mantener unidad y disciplina, dividir al contrincante, construcción de imagen de unos, destrucción de buen nombre de otros, ofrecer opciones o alternativas irrelevantes que obligan a elegir la opción afin a los intereses creados y sobre todo dinero a manos llenas para doblar voluntades y conciencias.

En última instancia, está el recurso al fraude electoral. Me pregunto si la clase política actual estará dispuesta a alterar resultados electorales. No sería algo nuevo en México. El gran costo aquí sería la pérdida de legitimidad y el mayor desprestigio de nuestro sistema político, que ya está bastante abollado.

Por todo esto, es poco probable que en México lleguemos a ver un juicio político al presidente.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.