» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “Baño matinal”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro. Guyana Francesa, 2006.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysin-678

Entre EPN y AMLO

Nicolás Pineda*

 

Hoy presenta el Presidente Peña Nieto su quinto informe de gobierno al Congreso de la Unión. El hecho ha estado precedido por una inundación, similar al huracán Harvey, de spots propagandísticos que nos machacan por todos los medios que “lo bueno cuenta y queremos que siga contando”. Sin embargo, el tamaño de la embestida mediática nos habla del tamaño del desprestigio.

Los próximos meses serán convulsos políticamente frente a una elección difícil en junio. Aunque las encuestas dicen otra cosa, no le veo muchas posibilidades al Frente Opositor y me parece que la elección estará entre el elegido de Peña Nieto y AMLO.

Peña Nieto

Tal vez lo que más disgusta de Peña Nieto sea su artificialidad. Esa presencia casi robótica y voz perfectamente modulada no suenan auténticas. Este tipo de comportamiento, que también siguen otros políticos actuales, deja la impresión de que no dicen todo y de que quieren tomar el pelo. Peña Nieto parece ser el producto más acabado de este tipo de imagen.

Desde un inicio, su campaña estuvo marcada por excesos de gasto, el “yo soy 133” y escándalos como el de Monex y de Humberto Moreira.

Su momento más exitoso fue el Pacto por México en el que EPN y el PRI capitalizaron las reformas que anteriormente no quisieron apoyar con los gobiernos panistas. Está también el Sistema Nacional Anticorrupción, pero este todavía no demuestra que funciona. Es como un aparato nuevo que sale defectuoso y no sirve para lo que estaba anunciado.

La política de este sexenio, sobre todo a partir de Ayotzinapa en septiembre de 2014, ha sido un constante contraste entre las “buenas noticias que cuentan mucho” de la propaganda oficial y los hechos que revientan y estallan como ollas de presión. Así aparecieron las noticias de  la casa blanca de Las Lomas, Pegasus y Odebrecht, entre otras, a las que se les ha echado tierra y cortinas de humo.

Además, el sexenio ha estado marcado por esa fauna de acompañamiento de los ex gobernadores de Nuevo León, Quintana Roo, Chihuahua, Veracruz y más recientemente Nayarit, entre otros que eran el equipo de gobernadores que lo llevó al poder. Sus escándalos y aprehensiones nos llegaron más del extranjero que de la información nacional.

Pero tal vez lo más grave de este gobierno ha sido la regresión y restauración del viejo  autoritarismo de partido de Estado, mucho dinero público desviado, elecciones inequitativas, triunfos forzados, y próximamente el dedazo presidencial.

López Obrador

En contraste, el tabasqueño es lo más auténtico que se percibe actualmente en el espectro político. Hasta donde se puede ver, se presenta como es: un líder mesiánico y autoritario que quiere salvar a la Patria.

Tiene a su favor el combate a la corrupción, que operaría como el barrido de escaleras de arriba hacia abajo. Los efectos y expansión de esta otra forma de gobernar se sentirían de inmediato. Aunque no podría eliminar totalmente la corrupción, sí la reduciría considerablemente. De ahí su gran atractivo y la gran amenaza que representa para la clase política.

Por otro lado, tiene en contra que tiene la mirada puesta en el pasado. Su modelo de país parece ser el México petrolero y populista, de economía cerrada de los años sesenta. Parece que no percibe que ese modelo fracasó y ya no es viable. También pesa mucho en su contra que apoye al Presidente Maduro en Venezuela, que es otro modelo fracasado. Tampoco le está ayudando mucho la designación del candidato a jefe de gobierno de la CDMX.

Ya se le lanzaron bombas políticas a los dirigentes del PRD y del PAN. De seguro en las próximas semanas veremos también cañonazos contra López Obrador.

Habrá que seguir analizando cómo se mueven las opciones.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.