» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “Baño matinal”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro. Guyana Francesa, 2006.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-678

Lluvias y tormentas

Zulema Trejo Contreras*

En las últimas semanas la ciudad se ha visto cubierta por lluvias torrenciales. De nuevo las calles de Hermosillo han pagado el precio del descuido o de trabajos mal hechos, ya está de más decir que los baches antiguos resurgieron conjuntamente con otros nuevos porque los baches en las calles es una de esas cosas a las que uno ya se está acostumbrado; y creo que la costumbre ha arraigado tanto que el tono de las protesta, e incluso las protestas mismas, se van diluyendo en la cotidianidad y más allá de si las calles parecen cráteres lunares lo que realmente preocupa son los pasos que la sociedad civil va dando hacia el olvido. Es cierto que la cuestión de los baches puede parecer un detalle intrascendente en un contexto como el que se vive en Sonora, sin embargo, si somos incapaces de mantener un protesta por algo tan cotidiano como los baches, ¿qué podemos esperar de nuestro comportamiento ante sucesos más trascendentales?

El verano hermosillense aparte del fenómeno natural de las lluvias, se ha visto cimbrado por acontecimientos que han desatado tormentas tanto en los medios de comunicación, como en la sociedad en general. Los acontecimientos a los que me refiero son muy conocidos: aumento en la tarifa del transporte, comité anti corrupción y la decisión en torno a la alerta de género. Los tres temas son polémicos de por sí, así que añadir a ellos cuestiones que la sociedad considera cuestionable, se tienen elementos para que se desate la tormenta perfecta pero como toda tormenta cuya furia se deja sentir por unas horas y luego desaparece tan rápidamente como llegó, las molestia ciudadana relacionada con estos tres temas va camino a desaparecer.

Sin embargo la indignación por la elección, y posible actuación, de los integrantes del comité anti-corrupción, por la negativa a establecer la alerta de género y el aumento del precio del transporte público, son tres temas que no deben caer en el olvido. Si no existe la alerta de género hay que presionar para que exista porque la violencia contra las mujeres existe, es un hecho innegable y por desgracia cotidiano; el comité anticorrupción ¿cómo va a funcionar?, ¿sus integrantes son realmente personas preparadas para tratar estas temáticas?, ¿ellos mismos tienen en una trayectoria intachable que les permita juzgar la conducta de los otros? En fin como la esperanza muere a lo último, sigamos usándola como conjuro para detener los males de la sociedad.

*Profesora-investigadora en El Colegio de Sonora.