» Novedades Editoriales

  • registrar-668 Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Veracruz. »

    Registrar e imaginar la nación. La estadística durante la primera mitad del siglo XIX. Volumen I Jalisco, Estado de México, Nuevo México, Oaxaca, Sinaloa, Sonora [...]

  • gobiernos-668 Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación »

    Gobiernos abiertos. Elementos para una política pública: del concepto a su implementación

FOTO DE LA SEMANA: “La danza del Venado”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-680

¿Para qué hacer ciencia?

Adrián Mancera Cota*

¿Para qué hacer ciencia? Una pregunta cuya respuesta puede resultar tan práctica como personal: motivos laborales, estudio, pasar la materia, curiosidad, obtener una beca, participar en un concurso internacional de ciencia, descubrir la verdad, y tantas razones. Se puede atender a optar por la ciencia no como una actividad espontánea sino como un modo de vida.

Decir que constituye el camino para resolver un problema puede ser argumento análogo, como pasar la materia de la escuela o como cualquiera de las razones anteriores. La ciencia por sí misma es una materia cuya aplicación puede resolver muchos problemas. Las razones de optar por ella como medio para esto dan razón de su existencia. A título personal, la curiosidad por el conocimiento ha sido esa atracción. Desde pequeño, el constante ¿por qué? me ha llevado a querer conocer. Sin embargo, con el paso del tiempo, en el camino de la practicidad, se agregó el para qué, lo que ha se ha convertido en “proponer la solución a problemas”. Proponer la solución a problemas en la disciplina que se emprende como forma de trabajo puede resultar la más justificada en su forma cotidiana, pero no necesariamente la más adecuada a seleccionar. Ganar una beca, lograr financiamiento, resolver un problema, curiosidad, son, entre otras tantas, razones tan válidas de preferencia como cualquiera de ellas, al cabo que todo resulta en hacer ciencia. Como sea, el resultado es crear, inventar, proponer, resolver. Verbos que designan lo que puede lograrse al hacer ciencia.

Sin importar la opción seleccionada, lo más adecuado es emprender esta actividad. Sea solucionar o no un problema, procurar financiamiento o no, o concursar para una beca para estudios de postgrado. Una es tan propia como la otra. Sin embargo, la voluntad es el elemento que incentivará iniciarse en esta carrera. El motor que prende la chispa para hacer algo. Aquí la cuestión a atender es descubrir la razón (personal o no) que nos impulsa a investigar y continuar en este camino de la ciencia e Investigación.

*Egresado de programa de posgrados de El Colegio de Sonora. Director de “Cooperación para la Investigación AC”