» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia”

La imagen fue capturada por Esther Padilla Calderón.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-684

Huellas en la memoria

Zulema Trejo Contreras*

En la vida hay momentos que se quedan grabados a fuego en nuestra memoria; son instantes que de una u otra forma nos marcan para siempre. Cuando lo vivimos, no solemos pensar que tales ocasiones se volverán trascendentales. Muchas veces esos momentos se relacionan con acontecimientos muy personales; otras veces, con sucesos que se viven a nivel global y que pueden ser políticos, económicos, culturales o, mayormente, una imbricación de éstos. En cada época de la historia de la humanidad hay circunstancias que se consideran como parteaguas entre una época y otra, por ejemplo, la revolución francesa, la revolución rusa, las dos guerras mundiales. En el ámbito de las vivencias hay hechos que permanecen en la memoria de las personas, ya sea porque los experimentaron o porque los presenciaron.

Antes de la aparición de los medios masivos de comunicación, ser testigo de un hecho que posteriormente se volvería trascendental implicaba haber estado ahí, Una vez que las televisoras tuvieron la capacidad de transmitir (en vivo o mediante grabaciones) eventos que estaban sucediendo en lugares lejanos, se multiplicó el número de personas que podían atestiguar un hecho. Por ejemplo, millones de personas vieron la coronación de la reina Isabel II de Inglaterra en la década de 1950, la guerra de las Malvinas, la primera guerra de Irak, la llegada del primer hombre a la luna, la revolución cubana, el levantamiento sandinista en Nicaragua, el golpe de estado en Chile, el fallido golpe de estado en España.

Los acontecimientos enunciados en el párrafo anterior, conjuntamente con miles más, han ido conformando la memoria histórica de la sociedad en general y de grupos sociales específicos en lo particular. La memoria histórica no es, como pudiera pensarse, una acumulación de fechas que se memorizan; por el contrario, la memoria histórica es a la vez el recuerdo y la forma como recordamos acontecimientos de los que fuimos testigos. La memoria histórica nos dice cómo se percibió, cómo se entendió, cómo se sintió un evento determinado. La memoria histórica puede desvanecerse si no se le recupera. Cuando quienes fueron testigos de tal o cual acontecimiento fallecen, sus recuerdos se desvanecen y con ellos la memoria histórica. Por ello, recuperarla es un trabajo que antropólogos e historiadores no deben dejar de hacer.

*Profesora-investigador en El Colegio de Sonora.