» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia”

La imagen fue capturada por Esther Padilla Calderón.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

Ysinembargo-684

Nuestra deplorable impartición de justicia

Nicolás Pineda*

En México la justicia está politizada y se imparte a gusto del gobernante en turno. La división de poderes es muy débil o no existe. Las procuradurías y jueces cargan todo el peso de la ley a los pobres y a los ciudadanos comunes, pero no la aplican a los políticos y poderosos que gozan de impunidad. Nuestras cárceles están llenas de gente pobre que no puede pagar una fianza, mientras a los exfuncionarios que han sido delincuentes de cuello blanco y han saqueado el erario público se les deja en libertad y se les trata como influyentes. Prevalece todavía la idea de que la ley no se aplica a los gobernantes en turno y que éstos pueden inventar cargos y crímenes a sus opositores. Se da el caso, incluso, de que habiendo suficiente delito de corrupción que perseguir, les inventan nuevos delitos como la venta de droga o se les paga a testigos falsos. Tal parece que los policías y ministerios públicos piensan que la corrupción (malversación de fondos, abuso de funciones, etcétera) no es materia suficiente para acusarlos y quieren agilizar los casos inventándoles nuevos delitos con los que están más familiarizados.

Aquí les presento una muestra de trampas, inconsistencias y despropósitos de detenciones y procuraciones de justicia de los últimos años.

La justicia en México

El caso paradigmático es el de Florence Cassez, una francesa que aparentemente participó en casos de secuestro y había sido identificada por las víctimas. Sin embargo, se le fabricó el caso con actuaciones falsas de su detención y la liberación de secuestrados para la televisión. Esto provocó un severo conflicto diplómatico con Francia y la posterior liberación de Cassez en 2013. Si la acusada hubiera sido mexicana, habría sido un caso normal y hasta ejemplar.

Otro caso: en febrero de 2017, en la Ciudad de México se detuvo un vehículo oficial del Consejo de la Judicatura Federal que traía cuatro millones de pesos en efectivo en la cajuela. Por ello se “suspendió” a cinco funcionarios de esa dependencia. ¿Qué significa esto? Muchos de los casos más notables de persecución de la corrupción han sido iniciados en el extranjero, no en México. El más reciente es el del fiscal y el gobernador de Nayarit. Aquí aparentemente la ropa sucia se lava dentro del PRI y no se resuelve en los tribunales ni se castiga.

La impartición de justicia en Sonora

En julio de 2016, la esposa del Secretario de Comunicación Social del gobierno de Guillermo Padrés denunció que su esposo había sido aprehendido y metido a la cárcel con base en el testimonio de un testigo falso. El principal acusador fue un adulto mayor de 76 años quien fue entrevistado cinco meses después de la aprehensión y reveló que le pagaron 1 400 pesos por firmar la denuncia. ¿Es esto el debido proceso? El testigo no sabe leer ni escribir y por eso firma con su huella digital y una letra “X”. Tiene una pensión mensual de dos mil pesos del Seguro Social por su trabajo como chofer. ¿Cómo se justifica esto?

En septiembre de 2017, los padres del veterinario Arístides López Moreno —quien trabajara para el exgobernador Padrés, en la cárcel desde diciembre 2015—, publicaron una carta en la que acusan de que a su hijo se le sembró droga para acusarlo y aprehenderlo. Su aprehensión se basó en el testimonio de muchachos que limpian vidrios en un estacionamiento.

En agosto de 2017, después de ocho meses de estar encarcelado en una prisión de máxima seguridad, se liberó al hijo del exgobernador Guillermo Padrés “por no habérsele comprobado delito”. Muchos opinaron que su aprehensión fue un exceso.

Hace falta una deliberación sobre cómo mejorar y hacer más profesional y justa nuestra procuración e impartición de justicia. Hay que combatir y perseguir la corrupción, pero hay que seguir el debido proceso y hacerlo con profesionalismo, no de manera politizada.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.