» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Mar Adriático”

La imagen fue capturada por Tania Reyes Woodhouse.

 

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-685

Sonora: mercado laboral y perspectivas económicas

Alvaro Bracamonte Sierra*

No sé si haya apreciado, amigo lector, la creciente cantidad de anuncios indicando que se contrata personal en múltiples negocios de la ciudad. Al llegar a una gasolinera, por poner un ejemplo, lo primero que se percibe es un enorme letrero que invita a trabajar y formar parte de la empresa desde ese instante si se quiere. Lo mismo pasa con los giros de comidas rápidas y también en las tiendas de conveniencia. Ni que decir en el sector de la construcción, siendo que en éste siempre se batalla para conseguir un albañil responsable, un plomero decente, un electricista o un buen carpintero.

Algo similar ocurre también en la industria manufacturera, donde hay plantas que empiezan a tener problemas para cubrir los requerimientos de mano de obra, sobre todo en las nuevas inversiones o derivado de las necesidades generadas con las ampliaciones de los corporativos que ya están operando.

Dicho con otras palabras, todo parece indicar que se registra un boom en la demanda de trabajadores de diferentes cualificaciones. Esta percepción queda documentada con los datos proporcionados por el Seguro Social. Tan solo en septiembre se crearon más de 8 mil nuevas plazas: tres mil de temporales y cinco mil de base. En lo que va del año, la generación de nuevos empleos rebasa los 28 mil y en total, desde que inició la actual administración, en septiembre de 2015, se han creado más de 53 mil puestos de trabajo. Son cifras que no tienen comparación con periodos anteriores.

Un dato adicional confirma la buena coyuntura laboral: de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que realiza el Inegi trimestralmente, la tasa de desempleo estatal registrada en septiembre fue de 3.9 por ciento. Comparada con la del mismo mes pero de 2016, ese procentaje es menor en dos puntos, lo cual se dice rápido, pero no deja de llamar la atención considerando que la desocupación normal (lo que los economistas llaman tasa natural de desempleo) oscila técnicamente en torno a 4 por ciento. Más bajo abriría la puerta para un eventual estrangulamiento del mercado laboral que afectaría la marcha de la economía. A simple vista podría decirse que esto está sucediendo en Sonora. Por lo menos eso parece en la capital sonorense.

En efecto, en algunas empresas empieza a surgir el temor de que se presente una escasez de trabajadores, lo que pone en duda el buen momento que atraviesa la economía sonorense. Recordemos que en el 2016 el PIB estatal creció casi 6 por ciento y, de acuerdo con el último dato disponible para 2017, esa tasa de crecimiento será ampliamente superada. Podría decirse que un factor que explica la carencia de fuerza de trabajo es el bajo salario que reciben los trabajadores formales, pues inhibe a los desempleados salir a buscar un empleo. Este fenómeno no es privativo de Sonora sino que afecta al país entero debido a que la cuestión salarial es una política nacional.

Un estudio elaborado por académicos de la UNAM da cuenta de esta problemática: el número de personas que busca empleo en México va a la baja y ha alcanzado niveles no vistos desde la crisis económica de 2008. La caída se calcula a partir de la tasa de participación laboral que registra un descenso significativo acompañado, por si fuera poco, de un incremento de la precarización laboral, es decir, de una contracción de las percepciones de los obreros y empleados en general.

Eduardo Loría, responsable del análisis, lo dice en los siguientes términos: “Ante el aumento de las condiciones críticas de la ocupación, mucha gente prefiere no entrar al mercado laboral porque su perspectiva es que le van a pagar muy poco”. Tal como se indicó, a juzgar por los anuncios que cuelgan los propietarios de diferentes giros comerciales e industriales solicitando trabajadores, temo que esta situación está ocurriendo en la entidad. En el futuro, si se quiere que la evolución económica mantenga un buen paso y que se incremente la productividad, será necesario atender la terrible precarización en las condiciones laborales.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.