» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Ofrendas nuevas”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-687

La ofrendas nuevas de Ocotpec, Morelos.

Ofrendas nuevas

Ocotepec, Morelos

Inés Martínez de Castro*

Ocotepec, cuyo significado es “en el cerro de los ocotes”, se encuentra separado por una delgada,  franja de tierra: la Montaña de los Ocotes. Es un poblado antiguo que se ubica a sólo tres minutos de Cuernavaca y conserva la mayoría de sus costumbres y tradiciones indígenas, que datan desde tiempos prehispánicos.

El Día de Muertos es una de las cuatro fiestas más importantes de Ocotepec, Una de las tradiciones consiste en levantar ofrendas en honor a quienes fallecieron durante el año; a estos altares también se les conoce como “Ofrendas Nuevas”. Éstas se montan sobre una mesa y se recrea el cuerpo del difunto, y en la cabeza se colocan las tradicionales calaveras. Una vez vestido, el cuerpo se rodea de frutas y platillos que fueron  los favoritos del difunto. En el caso de los altares de los niños se incluyen juguetes y golosinas.

Los elementos tradicionales de una ofrenda son el pan, en este caso en forma de persona y se les llama “Los muertitos”; el agua, considerada la fuente de la vida y por la que lucha el espíritu en contra de la muerte, además de que sirve para calmar la sed  de los difuntos en su camino; el fuego, el cual purifica y llega a los muertos por medio de las velas del altar; y el viento, que da movimiento al papel picado, alegrando así el espíritu.

Otros elementos que también encontramos en las ofrendas nuevas son las flores de cempasúchil, que con su aroma intenso ayudan a los difuntos a encontrar el camino a casa y a sus familiares. Las casas con ofrenda nueva se reconocen por un camino de flores que se extiende desde el altar hasta la banqueta. Es una forma de avisar que ahí se espera la llegada de un difunto y que la gente puede pasar, si así lo desea, para admirar la ofrenda y llevar  velas s para el altar.

Se ofrece a los visitantes bebidas y tamales, en este caso los tradicionales de Morelos  que son tamales de cinturita, rellenos de verduras y amarrados.