» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Ofrendas nuevas”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorio-687

Otra razón para hacer investigación: Turismo académico

Adrián Mancera Cota*

¿Turista con fines académicos? Tal vez. Viajar, turistear per se resulta una actividad recreativa, ajena a una labor profesional, o en este caso, también lo puede ser académica. La aparente excepción a turismo es cuando la persona que se “encuentra” de viaje también se desempeña en funciones académicas.

Al nombrar turista académico comprende la realización de actividades académicas en su excursión. Escribir, investigar, publicar, educar o atender lecciones son actividades que han sido  circunscritas a una institución escolar, pero comprende otras tantas. Al decir académica, de academia corresponde a la realizada en (por) sociedades culturales o educativas, por lo que puede descartarse aquellas realizadas en espacios distintos a éstos. Además, involucra la cuestión del tiempo.

El lapso de cargos académicos en un lugar diferente al de residencia comprende una longitud de tiempo extendido. Estancias de investigación o estancias técnicas resultan una denominación (extendida) de labores académicas, que comprende turismo académico. ¿Tiempo? Al menos lo suficiente para que las ideas, los proyectos, los conectes, la escritura madure, por decir, al menos tres meses. Tales cuyo destino científico o de investigación es en una institución educativa, éstas sólo resultan al encontrarse en calidad de turista en otro lugar al de su morada, es decir se realiza turismo académico.

La razón de turismo académico proviene en su razón para hacer investigación. Aquella persona que imagina(ba) que investigación sólo nace en un lugar fijo, anclado en un espacio sin ventilar ideas (con sus proyectos) resultan ajenas a una realidad. Hasta podría esperar que podría sofocar la germinación de otras ideas  o el trabajo que se realiza, al negarse una apertura, una oportunidad como experiencia de vida y profesional. “Movimiento es vida” frase señalada de una película, aplica a esta condición, tan apropiada. Compartir ideas con pares locales, foráneos, en un espacio o extranjero, estando de turista permite progresar las propuestas presentes. Porque observar las ideas desde “afuera” o en retrospectiva, alejándose de ella facilita notar las ventajas o desventajas, los aciertos y erros, mismos que permiten su innovación. En ese momento de realización de actividades académicas, no sólo alojándose de turista sino como turista académico permite una continua mejora de las ideas que repercute en el proyecto. Y para aquellas personas, amantes de viajar, de la exploración, hacer turismo y academia se vuelve un doble disfrute. Y ésta constituye la tercera razón para hacer investigación.

*Egresado del programa de maestría en Ciencias Sociales de El Colegio de Sonora.