» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Ofrendas nuevas”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-687

Turismo en Peñasco

Alvaro Bracamonte Sierra*

Una nota escondida en un diario local me llamó la atención: Daba cuenta de la reciente inauguración de un hotel en Puerto Peñasco; para más precisión, aludía a la reanudación de la construcción de un complejo de condominios que había sido suspendida años antes. No recuerdo una noticia parecida en mucho tiempo sobre ese destino turístico que tiempo atrás fue considerado la joya de la corona de la industria sin chimeneas sonorense.

La reanudación manda señales que vale la pena comentar. Una de ellas tiene que ver con la tan esperada recuperación del turismo en esa localidad. Recordemos que Rocky Point, como le conocen los vecinos del norte, ha experimentado varios momentos de auge que auguraban un futuro esplendoroso. El primero data de principios de los noventa cuando los entonces gobernadores de Sonora y Arizona, Beltrones y Sygminton, respectivamente, celebraron en ese destino turístico la plenaria de la Sonora-Arizona, misma que dio pauta para la puesta en marcha de un ambicioso proyecto de desarrollo inmobiliario. La crisis de 1995 dio al traste con ese plan y a partir de entonces la industria inmobiliaria decayó significativamente hasta casi desaparecer como alternativa económica.

Luego se experimentó un segundo boom a mediados de la década pasada, el cual fue favorecido por el incremento notable de segundas residencias de los baby boomers estadounidenses derivado, como fue sabido, de la expansión de los créditos subprime. Esa burbuja inmobiliaria dinamizó el desarrollo de condominios en Puerto Peñasco pero, al igual que sucedió en el resto del mundo, se derrumbó estrepitosamente luego de que los créditos basura colapsaran en el 2008, fracturando de paso las bases sobre las cuales se cimentaba la economía norteamericana y, colateralmente, la del resto del mundo.

Desde entonces el turismo opera con malos y buenos años como ocurre en casi todos los negocios, pero evidentemente dejó de ser lo que era. Hasta el paseante más distraído pudo darse cuenta de las múltiples construcciones a medio terminar o de plano literalmente abandonadas en Puerto Peñasco. Los turisteros confiaban en que más pronto que tarde volverían la bonanza y el brillo alcanzados en los años previos. No obstante, a las autoridades atemorizaba el riesgo de que se convirtiera en un destino fallido; también preocupaba a los residentes permanentes quienes en un gran número se habían mudado aprovechando las oportunidades de empleo que se presentaban con la expansión de la industria turística en esa localidad.

El anuncio de la reanudación de las obras del complejo mencionado es una noticia interesante pues posiblemente anuncie un nuevo periodo de crecimiento turístico de Peñasco; posibilidad que hace imaginar el retorno del auge. Ojalá que así sea especialmente porque esa región atravesará las dificultades derivadas de las restricciones que sufrirán las pescaderías, a propósito del endurecimiento de la política de protección de la vaquita marina que habita precisamente cerca de esa región.

Vale la pena dar seguimiento a estos sucesos en la próxima reunión de la Sonora-Arizona, que coincidentemente se celebrará a finales de noviembre en ese paradisiaco puerto. Como ocurrió en 1995 cuando los gobernadores vecinos empujaron el intercambio turístico que benefició particularmente a Peñasco, en esta ocasión la gobernadora Pavlovich y Dog Ducey, su homólogo de Arizona, pudieran aprovechar para perfilar una nueva etapa de expansión de ese destino turístico, que pueda poner fin a su larga atonía.

VÍSPERAS DEL TRUENO

Así tituló Luis Spota uno de sus libros más celebrados. Era una metáfora alusiva al inminente destape del candidato priista. En ese trance está el ex partidazo aunque en esta ocasión casi todos saben quién es el tapado. Las otras organizaciones partidarias muestran avances dignos de mencionarse: Los del Frente buscan definir al abanderado sin generar cuarteaduras irreversibles, mientras que en Morena todo está más que decidido. Los que están batallando son los suspirantes independientes, pues difícilmente lograrán la meta de firmas para que el árbitro electoral les conceda oficialmente la condición de candidato.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.