» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “El Tunco, El Salvador”

La imagen fue capturada por Tania Reyes Woodhouse.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-689

La supuesta objetividad en los medios de comunicación

Óscar Alejandro Sánchez Parra*

En los medios de comunicación en México, de manera frecuente se escucha por parte de diversos actores, en especial periodistas o analistas de deportes, que ellos son muy objetivos a la hora de emitir su opinión sobre determinado tema, lo cual va de la mano con ser neutral. En general se puede decir que, por la forma cómo lo expresan,  caen en el extremo de creerse que son objetivos al cien por ciento, lo cual implica que su propia subjetividad se anula para no afectar o contaminar la intención de objetividad en sus diversas interpretaciones de la realidad.

El problema es que esta visión de supuesta objetividad no se sostiene, y es que hay una realidad entendida desde la dimensión subjetiva de los actores. En el mejor de los casos se puede hablar de cierto grado de objetividad, simplemente porque toda interpretación está mediada por lo moral, lo estético, los valores, etcétera, pero al no haber una discusión y reflexión más profunda sobre dicha objetividad, se repiten los mismos clichés de manera mecánica y superficial. Esta es una de las razones por las que en muchas ocasiones algunos comentaristas deportivos quieren imponer su verdad: no desde los argumentos sino desde lo visceral.

Por ello abundan las discusiones baratas y estridentes. Por supuesto hay excepciones, como el caso de Roberto Gómez Junco y Mario Carrillo, analistas de la cadena ESPN y ex futbolistas, que ofrecen comentarios de mayor calidad. Estas excepciones, en ocasiones, no vienen de quienes se formaron solo como periodistas, que se supone son los más especializados, incluso, con mayor nivel de educación formal. Ante esta crítica hacia la supuesta objetividad tampoco hay que caer en el otro extremo y afirmar que como cada quien tiene su propia subjetividad, los significados que cada uno le dé a determinado tema son diferentes. No hay modo de llegar a un cierto acuerdo o verdad. Aunque esta visión es menos frecuente en los medios de comunicación en México.

*Asistente académico en el Colegio de Sonora. Correo electrónico: osanchez@colson.edu.mx