» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “La tarde”

La imagen fue capturada por Alejandro Navarro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-691

Reconocimiento a Julia Carabias

José Luis Moreno*

Alrededor de 20 personas comíamos en una gran mesa rectangular en un restaurante chino del centro de Hermosillo, cuando de repente, sin decir nada, mi colega del lado derecho se levantó, tomó una charola de mariscos del centro y comenzó a ofrecer el platillo a cada uno de los comensales. Dio la vuelta completa, sin prisa, terminó y volvió a su lugar para continuar hablando sobre el tema que habíamos dejado pendiente.

Era Julia Carabias después de concluir un taller sobre el agua y el medio ambiente organizado en El Colegio de Sonora, en febrero de 2006. Un día antes, había entrado al salón de la inauguración cargando una pesada caja de cartón que contenía ejemplares de su último libro. Atrás de ella, otros colegas repetían la misma escena. Así la conocí en el poco tiempo que la traté: sencilla y solidaria.

La relación comenzó cuando estudié en el Programa de Estudios Avanzados en Desarrollo Sustentable de El Colegio de México, entre 1993 y 1995, y ella era miembro del Consejo Directivo. En un viaje al hermoso país de Costa Rica, tuve oportunidad de verla debatir en las reuniones y en el trabajo de campo con colegas de otros países y con nosotros, los estudiantes mexicanos.

Antes de graduarnos en Zimbabwe, bello país africano donde gobernaba el recién destituido Robert Mugabe, Julia fue nombrada titular de la SEMARNAP, puesto que ocupó de 1994 al 2000. El balance de su gestión aún está por hacerse en alguna tesis de maestría o doctorado. En Sonora, enfrentó dos conflictos sociales serios: el del confinamiento de residuos peligrosos en las inmediaciones de Hermosillo, conocido como CYTRAR, y el proyecto de decreto para ampliar el área natural protegida de Ajos-Bavispe en los alrededores de Cananea, conocido como Mavavi. Ante la oposición de organizaciones ambientales y sociales, el primero se clausuró, y ante la oposición de productores mineros, agrícolas y ganaderos, el segundo se canceló.

De regreso a sus actividades en la Facultad de Ciencias de la UNAM, la bióloga Julia Carabias continuó con su trabajo académico, publicando libros y comprometida con las actividades de conservación de la biodiversidad en la selva lacandona de Chiapas, en la que la participación de las comunidades campesinas e indígenas es esencial. Como a muchos otros a los que nos inspiró con su trabajo, nos tomó por sorpresa su secuestro en el año 2014, cuyos detalles narró en la entrevista que le concedió al semanario Proceso ese mismo año (número 1963, 14 de junio).

Su obra es extensa, y en algunos textos es coautora con destacados profesores como Víctor Manuel Toledo, Enrique Leff, Fernando Tudela y Enrique Provencio, así como con colaboradores y estudiantes a los que formó. La interdisciplina entre ciencias naturales y sociales para analizar los desafíos ambientales es un elemento constante en su trabajo, por lo cual ha sido punto de referencia para numerosas investigaciones posteriores. Su más reciente libro sobre el cambio climático, sus causas, efectos y soluciones, lo hizo en coautoría con el premio nobel de química Mario Molina y José Sarukhán, ex rector de la UNAM.

Ha recibido varios premios internacionales, pero estoy seguro que la medalla Belisario Domínguez que le otorgará en sesión solemne el Senado de la República este 6 de diciembre de 2017, la va a considerar la distinción más importante de su vida, porque se la brinda su país.

Por tal razón, la felicito sinceramente y le envío un afectuoso abrazo.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.