» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Música de la calle”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-693

El Programa Pueblos Mágicos y el desarrollo de Álamos

Irma Dennia Hernández Quintana*

El programa Pueblos Mágicos, desarrollado por la Secretaría de Turismo en el año 2001 en colaboración con instancias estatales y municipales principalmente, ha sido un instrumento para implementar una política de desarrollo turístico enfocada en pequeñas localidades, con intención de convertirlas en un medio para desarrollar e incrementar los niveles de bienestar, empleo y aprovechamiento de los recursos naturales y culturales. En éste se define al pueblo mágico como la localidad que posee atributos simbólicos, leyendas, historias, etcétera; en pocas palabras, magia que emana en cada una de sus expresiones socioculturales. Actualmente se encuentran reconocidos 83 pueblos mágicos.

Los objetivos del programa han sido específicamente, reactivar el turismo en ciertas localidades al interior del país para constituir una oferta turística original e innovadora con base en la cultura, la historia, la tradición, y con una oferta de paisaje natural única, todo ello en el escenario en el que se desarrolla la vida cotidiana de una comunidad rural.

Aunque uno de sus objetivos es mejorar la imagen urbana con el embellecimiento del centro histórico de cada una de estas localidades, es claro que sus efectos han trascendido esta idea. El turismo ha sido el detonador de la economía local y regional de muchas ciudades, sobre todo donde los escenarios naturales y las modificaciones del entorno urbano son un espectáculo digno de atracción.

El flujo de visitantes en algunas comunidades ha sido de tal magnitud, que sus efectos han provocado cambios urbanos importantes; en otros casos, la llegada de nuevos residentes en busca de mejores opciones de empleo, gracias al turismo, ha sido el motivo principal de estos cambios. Un ejemplo de ello en la entidad es la ciudad de Álamos, reconocida como Pueblo Mágico en el año 2005, donde se han invertido poco más de $32 millones de pesos en obras urbanas del centro histórico hasta el año pasado.

Sin embargo, Álamos es más que un centro histórico y cuenta con una veintena de barrios y colonias ubicadas en las inmediaciones y orillas de lo que conforma la mancha urbana de la ciudad. Durante los últimos ocho años han surgido asentamientos humanos irregulares que han sido regularizados por el gobierno local; esto se debe a la falta de oferta de viviendas adecuadas a las necesidades físicas y demográficas de la localidad.

El crecimiento poblacional de Álamos ha sido más significativo que el municipal, por lo que el propio ayuntamiento se ha visto en la necesidad de ofrecer nuevos espacios de uso habitacional, a través de predios ya lotificados, con introducción parcial de servicios públicos básicos y listos para ser vendidos con  seguridad jurídica. Hasta el momento, este espacio (que forma parte de las reservas territoriales municipales) ha sido insuficiente para las familias demandantes.

En este sentido, no está de más señalar que el Consejo Nacional de Población consigna al municipio de Álamos con un alto grado de marginación y el segundo más pobre del estado de Sonora. Por lo anterior, interesaría describir el surgimiento de los espacios habitables en la ciudad de Álamos, así como las condiciones en las cuales estos espacios satisfacen las necesidades de quienes ahí residen, en el marco del crecimiento urbano, el desarrollo local y el programa de pueblos mágicos.


* Estudiante de Doctorado en Ciencias Sociales por el Colegio de Sonora. dennia_hq@hotmail.com