» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Música de la calle”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-693

Una colonia alemana en el Yaqui

Iván Arturo Revilla Celaya*

La segunda mitad del siglo XIX presenció en Sonora el surgimiento de numerosos proyectos para repoblar la entidad. Dentro de estos, los más ambiciosos contemplaron la colonización de los fértiles valles del Yaqui y del Mayo. El periodo que va de 1859 a 1862 fue el de mayor auge. La fundación de colonias agrícolas, la apertura de tomas de agua, canales de riego, etcétera, se hicieron con la pretensión de iniciar una agricultura de exportación que viniera a impulsar la economía estatal.

Las iniciativas privadas no fueron ajenas a este proceso. El 24 de agosto de 1861 el ciudadano alemán Carlos Federico Seele propuso al gobernador la fundación de una colonia alemana en las inmediaciones del valle del Yaqui. Ésta correría por su cuenta y la de varios amigos residentes en la Alta California. Para tal efecto, solicitó un terreno de por lo menos cinco leguas para iniciar las labores de la fundación. A su entender, el establecimiento de esa colonia ayudaría al progreso de Sonora, pues sus habitantes vendrían a brindar “animación y vida a los fértiles (…) terrenos del río Yaqui”.

El expediente relativo a esta colonia contiene una comunicación en la que Ignacio Pesqueira aceptó con agrado la idea del ciudadano alemán. Para ello puso una sola condición: que fuera habitada por familias, no por hombres solitarios. Este consentimiento, sin embargo, se vio obstaculizado por la intervención del Congreso del estado. Los diputados reaccionaron ante este proyecto formando una comisión encargada de revisar los motivos del gobernador para aceptar sin más dicha colonia, así como la razón por la cual no se les consultó acerca de este proceso.

En su análisis señalaron que era costumbre que este tipo de instancias se elevara al Congreso, para ahí ser debatidas y solucionadas. Pusieron como ejemplo el caso de la “Compañía explotadora de los terrenos del río Yaqui”, que un par de años atrás habían solicitado los militares Jesús García Morales y Crispín Palomares. En cambio, durante esta solicitud –señalaban­­–, se obvió su autoridad y la resolución se tomó sin consultarles. Por estos motivos los diputados suspendieron momentáneamente la concesión a Seele, concesión a la que nunca se le designó un lugar exacto para fundar la colonia.

Los diputados argumentaron que no se tenían los antecedentes necesarios del ciudadano alemán para conocer a profundidad su trayectoria, sus planes o sus objetivos. La documentación relativa a este caso, aunque escasa, pone al descubierto lo que constituyó quizá el principal motor de esta medida liberal de atraer colonos: el favorecimiento en la ocupación de los valles para los notables del estado de Sonora.

La resolución de los diputados, más allá de la falta de antecedentes de Seele, seguramente obedeció a que la colonia que se proyectaba estaría conformada exclusivamente por alemanes. Ello resultaba en perjuicio de los notables de los distritos del sur, los más interesados en la ocupación del valle, quienes desde siempre habían sido perjudicados con los préstamos forzosos para financiar las campañas del gobierno. De igual forma se afectaba a la población general de Sonora que sufría los reclutamientos de la guardia nacional. Impedir, pues, el establecimiento de la colonia vino a constituir una medida de salvaguarda a los intereses de la población ya asentada en el estado, principalmente de los notables de Álamos y Guaymas.

Por último, es importante señalar que este caso fue uno de los primeros desencuentros entre el gobernador Pesqueira y el Congreso del Estado. En adelante, estos serían más comunes, alcanzando su clímax en la oposición política al gobernador durante las elecciones de 1871 o 1873, y la militar en 1875.

* Maestro en Ciencias Sociales por el Colegio de Sonora. revilla_07@hotmail.com