» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Directo a la cámara”

La imagen fue capturada por Alejandro Navarro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-694

Deseos para 2018

Alvaro Bracamonte Sierra*

Deseo que Donald Trump y los republicanos pierdan las elecciones intermedias que se celebrarán en noviembre en Estados Unidos. Dirán que qué nos importa lo que ocurra en ese país cuando hay que ocuparnos del nuestro, y aunque puede haber algo de cierto en ese razonamiento, tristemente todo lo que le pasa al vecino nos afecta, sobre todo tratándose de un presidente tan antimexicano como el que ahora ocupa la Casa Blanca. Ojalá que pierda, porque dicho resultado abriría la posibilidad de contener el ánimo depredador que ha impreso a su gobierno. Una victoria demócrata ayudaría especialmente a inhibir el tinte neoproteccionista de sus políticas comerciales y, colateralmente, a fortalecer el TLC, cuya posible cancelación mantiene en un brete a la economía nacional.

Deseo que pierda porque una Cámara Alta dominada por la oposición permitiría bloquear la reforma fiscal que tanto daño hará a México en materia de inversión extranjera y, con ello, en el flujo de exportaciones. Deseo que pierda también porque los norteamericanos no merecen un gobierno como el que lidera el neoyorquino y porque, como se anota en el libro de Michael Wolff (Fuego y Furia), es un desequilibrado mental.

Deseo que John McCain se recupere de su terrible enfermedad y vuelva con mayor energía a comandar una reforma migratoria humanitaria que beneficie a Estados Unidos y a los más de 12 millones de ilegales (la mayoría mexicanos) que trabajan en las sombras.

Deseo que las elecciones en nuestro país se desarrollen en paz y tranquilidad. Que haya equidad en la contienda y certeza en el resultado, y que por el bien del futuro nacional gane quien tenga más votos y no el que gaste más. Son tres, como sabemos, los aspirantes que encabezan las sondeos: López Obrador, quien compite por tercera vez; el “ciudadano Mead”, que representa al PRI, al Verde y al Panal, y, el tercero en discordia, el joven Ricardo Anaya, que capitaneará una coalición de partidos liderados por el blanquiazul. En las dos anteriores elecciones voté por AMLO porque estaba convencido de que México requería un cambio inspirado en un proyecto progresista. Las encuestas recientes y el ambiente que prevalece en el arranque de 2018 son favorables al tabasqueño; esto tiene que ver con el hecho de que tanto Meade como Anaya no han podido despertar entusiasmo ni siquiera entre sus votantes duros.

Deseo que Sonora consolide su economía y que los nubarrones surgidos tras el anuncio de que la Ford relocalizará la fabricación del Fusion en China se disipen y pronto la ensambladora recupere el papel medular que juega y ha jugado en la industrialización regional.

Deseo que la ciudad de Hermosillo resuelva muchos de sus problemas tales como el de la basura que abunda en las calles y bulevares; que el transporte urbano logre cierta funcionalidad y que la inseguridad reinante quede sólo como un mal recuerdo; que los hermosillenses cuenten con buenas opciones para elegir un alcalde resuelto a entrarle a esas asignaturas pendientes que hasta ahora todos han prometido solucionar y no han podido o no han querido hacerlo.

Deseo fervientemente que llueva en la campiña sonorense; que las presas se llenen y que los productores no sufran desabasto de agua para regar sus parcelas tanto en verano como en el ciclo otoño-invierno. Que llueva abundantemente permitirá a los ganaderos no enfrentar las sequías que en otros años han terminado por arruinar la que quizá sea la actividad más emblemática de la entidad.

También deseo que durante el año, sectores emergentes de la economía, como el aeroespacial, se consoliden y que pronto podamos contar con un clúster maduro que compense el eventual achicamiento de la industria automotriz estatal. Deseo que los nuevos puestos de trabajo que se creen sean de calidad, es decir, que conlleven prestaciones adecuadas y un salario justo.

Pero sobre todo deseo que durante todo el año sea feliz, que tenga plena salud y armonía familiar y laboral.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.