» Convocatorias

  • convocursos-700 Cursos de actualización 2018-1 »

    El Colegio de Sonora a través de la coordinación de posgrado convoca a cursos de actualización 2018-1. Dirigido a investigadores(as), profesores(as) y profesionales vinculados(as) con [...]

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

FOTO DE LA SEMANA: “Por el camino”

La imagen fue capturada por Alejandro Navarro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-696

La economía en tiempos electorales

Alvaro Bracamonte Sierra*

Los principales indicadores financieros se ven afectados en coyunturas electorales sobre todo cuando los pronósticos anticipan cambios sustantivos en la correlación política dominante. Las turbulencias serán noticia cotidiana durante todo el 2018 debido a que varios países celebrarán elecciones. Brasil, Colombia, Rusia, Italia, México e incluso Cuba se cuentan entre las naciones que renovarán presidente o primer ministro. Si agregamos las elecciones estadounidenses de noviembre, podemos decir que el mundo estará en vilo sobre todo porque en algunos países el proceso conllevará el desplazamiento completo de autoridades y, por tanto, de programas y acciones económicas imperantes.

En México, los momios apuntan a que ganará López Obrador. Las encuestas profesionales sugieren tal desenlace y los sondeos amateurs confirman esa posibilidad. A manera de ejemplo, puedo referir una sencilla exploración de preferencias que hice con mis estudiantes de tercer semestre de la Universidad de Sonora. El ejercicio consistió en tres preguntas, a responderse en forma anónima: 1. ¿Votarás en la elección para Presidente? ¿Quién crees que ganará? y ¿Por quién votarás? Los 40 estudiantes del curso son jóvenes que no rebasan los 20 años; podría decirse que son representantes típicos de la generación “milenials”, cuyos intereses son por lo común ajenos a los asuntos políticos. Dicho en otras palabras son apolíticos o apartidistas. El perfil socioeconómico preponderante es, a simple vista, de clase media con preparatoria cursada tanto en escuelas privadas como públicas. Tradicionalmente el voto de estos estudiantes se ha volcado hacia el PRI o al PAN; al menos así ha sido en el cuarto de siglo que tengo impartiendo clases en el Alma Máter. En cuanto a la “intención de voto”, el sondeo arrojó los siguientes resultados: López Obrador obtuvo el 32.5 de las preferencias, seguido por J. A. Meade con 27.5 y en tercer lugar se ubicó Ricardo Anaya con 22 por ciento.

Los datos adquieren relevancia al tratarse de jóvenes que por primera vez acudirán a las urnas y que, en total, en el país suman 14 millones. De acuerdo con lo que sostienen los especialistas, serán quienes decidan la contienda. Si el resultado del sondeo realizado entre mis estudiantes aplicara para ese universo de nuevos votantes, se advertiría que AMLO cuenta con el favor de un sector tradicionalmente reacio a la opción que representa el tres veces candidato, o al menos según lo que ha ocurrido en Sonora, donde difícilmente recibe apoyo, y a ello se agrega ahora que es el de mayor edad: 66 años, en contraste con los menos de 40 años y 50 del abanderado panista y priista, respectivamente; también que, según sus detractores, plantea volver al pasado, cuando de lo que se trata es de mirar al futuro, además de que pareciera evidente que a los jóvenes no les interesa la política como servicio sino como negocio.

El ánimo electoral cambia caprichosamente en los largos meses de campaña, de ahí que nada está definido y casi todo está por escribirse. Incluso no está descartado que el clima favorable de que hoy disfruta López Obrador se le revierta a uno de recelo y desconfianza. Simplemente recordemos lo ocurrido en el 2006, para referencia.

Sin embargo, independientemente del resultado, lo cierto es que se atisban mudanzas electorales que generarán presiones y turbulencias significativas en los mercados financieros. Lo mismo se espera de la evolución de los comicios que tendrán lugar en otras regiones del mundo, particularmente las intermedias de Estados Unidos. La experiencia indica, en el caso de México, que la inestabilidad se presentará incluso si gana un candidato distinto al perfilado actualmente por los sondeos. Una victoria del frente encabezado por el PAN, por ejemplo, conllevaría ajustes en la conducción económica y lo mismo ocurriría si el ganador fuera el candidato que representa al tricolor. Los cambios no los promoverían obviamente Anaya ni Meade, quienes en cierta forma son responsables del modelo vigente, sino que provendrían de un Congreso donde sus partidos no tendrán mayoría.

En cualquier escenario habrá novedades en materia económica, lo cual mantendrá el nerviosismo en los mercados. Veremos.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.