» Convocatorias

  • convocursos-700 Cursos de actualización 2018-1 »

    El Colegio de Sonora a través de la coordinación de posgrado convoca a cursos de actualización 2018-1. Dirigido a investigadores(as), profesores(as) y profesionales vinculados(as) con [...]

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • congre2-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 2000-2016 »

    Volumen II Ignacio Almada Bay Víctor S. Peña

  • congre1-683 Historia panorámica del Congreso del Estado de Sonora, 1825-2000 »

    Volumen I Ignacio Almada Bay José Marcos Medina Bustos

vialibre-697

Economía política de la campaña

Alvaro Bracamonte Sierra*

La economía política explica el funcionamiento económico a partir de un enfoque interdisciplinario, es decir, incluye las perspectivas sociológica, política y económica, y en tal sentido brinda una visión interesante para entender lo que pasa en el mundo de la economía. Sabemos que el presidente Trump no quiere mucho a México y menos desea el acuerdo de libre comercio firmado con Canadá y nuestro país. Cada vez que tiene oportunidad la aprovecha para dirigir demoledores misiles verbales que tambalean la de por sí precaria estabilidad macroeconómica.

Pero, para sorpresa de tirios y troyanos, en las últimas semanas le ha dado por cambiar el bombardeo por cañoneo de baja intensidad: ha dicho que será flexible y que dará más tiempo a los negociadores para llegar a un buen acuerdo considerando los apuros que atraviesa México en el proceso electoral.

La hipótesis que brinca tras la extraña postura del magnate es que alguien ha logrado convencerlo de que disminuir los ataques e incluso perfilar el final de un buen acuerdo ayudaría a la estabilidad económica y de paso alivianaría el campo minado en el que está convertido el proceso para los priistas y sobre todo para Videgaray quien, se sabe, es el factótum detrás del precandidato tricolor. Si esta especie se confirma, sería un claro ejemplo de cómo juegan la política y los intereses en el desempeño de la economía.

La paridad cambiaria había registrado gran volatilidad en las semanas previas, de hecho, el deslizamiento del peso alcanzó niveles similares a los de hace un año cuando los temores en torno al presidente Trump ensombrecieron el futuro. Las declaraciones recientes del mandatario estadounidense estabilizaron el mercado de divisas y esto es un bálsamo para la campaña de J.A. Meade, quien a duras penas entusiasma a los afines a su causa.

Si la hipótesis se corrobora, entonces sería sencillo desprender una interesante y también preocupante conclusión: la Casa Blanca decidió apoyar al candidato oficial, lo cual no sería nada descabellado si se piensa que el único contacto del Gobierno mexicano con Washington es el tendido por el canciller Videgaray, quien supuestamente lleva una relación fluida con el yerno y consejero de Trump. A manera de nota al margen, habría que recordar que ésa fue la conexión que posibilitó la visita de Trump a Los Pinos el 2016.

Otro buen ejemplo de cómo incide la agenda política sobre las decisiones económicas y financieras puede ser la disputa que mantiene el Gobierno de Chihuahua con Hacienda. La retención que hizo la SHCP de 700 millones de pesos, asignados extraordinariamente a la entidad para regularizar el estrés presupuestal que padecía, huele a un montaje artificial. Todo mundo conjetura que dicha determinación se debió a que Corral avanzó en una investigación sobre transferencias irregulares de Hacienda hacia campañas realizadas en otros estados usando como bisagra a Chihuahua. En otras palabras, se aprecia a una SHCP convertida en un actor más del quehacer político, pues premia y sanciona a las autoridades estatales dependiendo del buen o mal comportamiento. Es decir, en Hacienda ya no se diseña y se aplica la política económica sino la política a secas o, si se quiere, la política política.

La política es la arena en la cual se dirime la tensión que representan los distintos proyectos de país; en cambio, la economía debería ser un escenario despojado de esos intereses y donde prive la libertad para una asignación eficiente de los recursos productivos. Pero esto es una falacia, pues la política, o los intereses que representan cada partido o candidato, incide sobre el libre funcionamiento del mercado. Cuando esto sucede, nos ubicamos en el campo de acción de la economía política y justamente es lo que con claridad presenciamos hoy a lo largo y ancho del país, cosa que se observa en cada acción que toman en materia económica los gobiernos de México y Estados Unidos. Ojalá que estas intervenciones no terminen por romper el frágil equilibrio político y económico nacional.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.