» Convocatorias

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: “Mar Adriático”

La imagen fue capturada por Tania Reyes Woodhouse.

 

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-700

La frágil unidad partidaria

Alvaro Bracamonte Sierra*

 

En el 2003 disputaron la alcaldía de Hermosillo Angelina Muñoz y María Dolores del Río. Se convirtieron en las candidatas del PRI y el PAN, respectivamente, luego de una complicada y dura contienda interna. En esa calidad aceptaron, pocas semanas antes de la votación, una invitación de El Colegio de Sonora para exponer ante los académicos sus planes de Gobierno. Tuve la suerte de presenciar el intercambio de ideas, de preguntas complicadas y respuestas a botepronto; recuerdo que una de éstas en particular me dejó pensativo: si comparan el proceso interno con el constitucional ¿cuál ha sido más difícil? Ambas coincidieron en señalar que el primero. Los argumentos no los recuerdo, pero lo obvio era que el fuego amigo había alcanzado niveles alarmantes. Así es y así será la vida interna de los partidos: los celos y agravios entre correligionarios vuelven imposible la convivencia entre compañeros.

Para muchos dirigentes el objetivo más importante, previo a la contienda electoral, es procurar la unidad partidaria, que habitualmente logra conseguirse con un reparto justo de las candidaturas y sobre todo de las posiciones en las listas plurinominales. Pero he ahí la cuestión, salir airosos de ese trance resulta con frecuencia una misión imposible. Los intereses de grupo y las mezquindades personales ponen en vilo la unidad. Muchas veces esta fase logra sortearse comprometiendo futuros puestos administrativos en el gobierno del candidato triunfante. Cuando la victoria se torna escurridiza y no hay garantías de ganar, la lucha por los espacios legislativos adquiere tonalidades dramáticas.

Parecería, a simple vista, que es precisamente el momento que hoy están procesando los partidos. Ya se pueden contar por decenas los damnificados que se van quedando al margen del reparto plurinominal o bien de una candidatura con posibilidades reales de ganar. Al compás de ese recuento que crece, crece también el malestar al interior de los partidos. Así ha sido siempre. Tal vez la campeona en este tipo de escenarios ha sido la izquierda, especialmente el PRD, que cada tres años se sacude por las inconformidades que provoca la distribución de candidaturas. Esta patología perredista ha llegado a alcanzar decibeles cuasi violentos debido a que las posibilidades de compensación resultaban casi inexistentes: pocas veces el sol azteca ha tenido oportunidades efectivas de ganar la presidencia, la gubernatura o bien ayuntamientos importantes.

Al PRI y al PAN la indisciplina los está carcomiendo, siendo que tradicionalmente parecían mejor equipados para procesar tales pataleos. A nivel nacional y regional las renuncias, sordas o estridentes, de viejos y conspicuos militantes, adquieren un ritmo pocas veces visto en la historia política nacional; es notorio cómo adherentes o simpatizantes de viejo cuño pasan a la estadística de las deserciones que ahora pueblan el paisaje político electoral.

La unidad partidaria es, aquí y ahora, un sueño o una historia que se fue. Margarita Zavala renunció al PAN por sentirse rechazada; el Bronco al PRI por las mismas razones; Ríos Piter por algo parecido y así, agréguele en todos los estados y localidades a lo largo y ancho del territorio nacional. Con esa impronta a cuestas, los partidos se aprestan a acudir a la madre de todas las batallas.

Sonora no está ajena, ni mucho menos, a esos desplantes. La renuncia de Toño Astiazarán abre un boquete en la maquinaria tricolor enfilada a revalidar las posiciones ganadas hace tres años. Los deslindes de protopriistas del sur de la entidad exhiben la frágil armonía que vive el ex invencible. Y en el blanquiazul no hacen malos quesos: la dimisión de David Figueroa y otros connotados militantes da cuenta de la compleja coyuntura que atraviesa esa organización. Del PRD, mejor ni hablar, es un producto en extinción.

Morena cuenta en este momento con mejores recursos para sortear el conflicto interno; esta condición surge de la expectativa de crecimiento y eventual triunfo que diversos sondeos le dan a ese partido, hecho que lo dota de armas para compensar con promesas de puestos administrativos a quienes se quedarán sin nada. Ya veremos cuánto dura, y si le alcanza, la especie de estado de gracia que vive esa organización.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.