» Convocatorias

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: Grutas de Lol-tun

La imagen fue capturada por Rosa Orduño.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-702

Jaque a los sistemas anticorrupción

Nicolás Pineda*

Más pronto cae un hablador que un cojo, y pronto están cayendo los sistemas federal y estatal anticorrupción. La desconfianza de que a los sistemas anticorrupción les hace falta voluntad política, tiene sesgos partidistas y de que se trata de simulaciones, se está viendo confirmada por los hechos.

En el federal, falta de voluntad política

A nivel federal, el sistema anticorrupción ni siquiera se ha terminado de conformar. Faltan elementos clave como el fiscal general y el fiscal anticorrupción. A pesar del apremio al Congreso actual y a los candidatos y partidos para que reformen el artículo 102 de la Constitución para que se nombre un fiscal general efectivamente autónomo, la reforma no se ha dado.

Pero lo más grave es la manera sesgada y viciada como se están persiguiendo los casos de corrupción que han sido denunciados. Por un lado, no se han atendido o no han avanzado las investigaciones en los casos de Odebrecht (la empresa brasileña que obtuvo contratos de Pemex a cambio de sobornos), Pegasus (el paquete cibernético comprado por la PGR a una empresa israelí, utilizado para espiar a activistas y opositores políticos), ni de la Estafa Maestra (que desvía recursos públicos a empresas fantasma), ni el caso Chihuahua (desgano y morosidad para atender la demanda de extradición del exgobernador César Duarte y retención de recursos fiscales por las investigaciónes y denuncias de desvíos de fondos). Por otro lado, se actúa con una eficiencia y una celeridad inusitada para denunciar y perseguir a un candidato opositor con denuncias de operaciones con bienes raíces y lavado de dinero, de modo que un día sí y otro también la PGR revela y difunde información relacionada con el caso, sin que haya denuncias formales de por medio. O sea que en unos casos no actúa y en otros denota mucha iniciativa e interés. A nivel federal, el Sistema Anticorrupción fracasó.

En el estatal omisiones y sesgos

En Sonora, donde el Gobierno parece que quiere deslindarse del Gobierno federal en el tema de la corrupción, pero denota una gran subordinación al líder político nacional, parecía estarse avanzando en el combate a la corrupción con los casos del exgobernador y de otros ex funcionarios estatales. Sin embargo, no se percibe mucha congruencia. En el caso de Padrés, parece que solo se están persiguiendo los delitos y desvíos federales, no los estatales: pero sobre todo, hay omisiones sospechosas con ex funcionarios que no han sido perseguidos y que parecen haber negociado su impunidad. Asímismo, es notorio el caso del ex alcalde príista de Nogales cuya administración fue igualmente desaseada, pero no se le ha tocado.

Ahora aparece el caso del desvío de fondos federales vía la empresa estatal Telemax. El caso está bien documentado por la Auditoría Superior de la Federación y obedece a la estrategia ya conocida de desvío de fondos públicos hacia empresas fantasmas vía la triangulación por entidades autónomas o paraestatales. El caso representa la prueba final para el Sistema Estatal Anticorrupción (SEA). A los nombramientos cuestionados de los funcionarios, ahora se agrega que el Instituto de Auditoría y Fiscalización no detectó ni vió nada anómalo en la operación realizada por Telemax ni se sintió en la obligación de sospechar irregularidades. Por otro lado, el Comité Ciudadano se queda callado. Si la mula no fuera arisca, tal vez se pudiera ser comprensivo, pero dados los antecedentes en corrupción, el caso Telemax es un jaque para el SEA. De la movida que haga depende si es mate. Si da un golpe contundente y decidido, podrá librarse del jaque mate, pero si todo son evasivas y justificaciones hechizas, será jaque mate al sistema estatal anticorrupción. Descansen en paz los sistemas públicos anticorrupción.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.